14/1/11

LA CRÓNICA DE PLAUTO: Hacer un favor

¿Ven las imágenes que acompañan este texto? Soprendente el cambio experimentado por esos lugares en qué, ¿dos o tres años?

Llama la atención ver el solar vacío de La Mayacina, nuestros ojos se han acostumbrado al edificio que ya se ha construido y que ya está finalizado. Igualmente ocurre con la Guillermo Schultz, peatonalizada y con algún que otro retoque.

Estas imágenes, extraídas de Google Maps, podrían ser empleadas perfectamente en un “Cómo han pasado los años” ya que son el más vivo ejemplo de que no se necesitan treinta, cuarenta o cincuenta años para que una calle o un lugar cambien, con solo dos o tres puede dar un cambio radical.

Hay preparadas un par de entregas de esa sección que pone nostálgicos a muchos en las que se muestra lo que he dicho en el párrafo anterior.

-.---------

El caso es que me voy por las ramas sin exponerles el verdadero motivo de esta nueva intervención. Como habrán podido observar no hace falta que pase mucho tiempo para que cambien nuestras calles, nuestros parques o nuestros barrios.

...

Les animo a que, cuando haga mejor tiempo, con la primavera o el verano como telón de fondo, cojan su cámara o su móvil y salgan a tomar fotos de los diferentes lugares de Mieres porque, en esto estarán conmigo, dentro de algunos cuantos años esas imágenes pueden tener un extraordinario valor, un extraordinario valor nostálgico…

...

Ahora tenemos infinitos medios para tomar fotografías: cámaras digitales, analógicas, desechables, cámaras de vídeo que lo son también de fotografía, teléfonos móviles cuyas cámaras aumentan en número de megapíxeles constantemente y un largo etcétera, por lo de que los medios ya no es una excusa. Si antes, hace treinta, cuarenta o cincuenta años (o incluso más) alguien salió a fotografiar Mieres, con cámaras infinitamente más pesadas, cuyas fotos no se pasaban enchufándolas a un aparato, dejándonos así imágenes de nuestro Mieres, del Mieres que no conocimos, ¿por qué no hacerlo nosotros para que las generaciones venideras sepan cómo era el Mieres de sus padres o de sus abuelos? Seguro que les presta, como nos presta a nosotros ver imágenes de antaño.

...

Ya, voy a dejarlo aquí. Siento haberles soltado este rollo que, espero, haga reflexionar a alguien.


.............................................................-PLAUTO-

1 comentario:

Marisa dijo...

Te doy toda la razón. A mí me apasiona la fotografía, especialmente aquella referida a la naturaleza y se pueden observar grandes cambios de un lugar a otro en apenas un año.
Me ha gustado mucho este texto.