16/9/11

CÓMO HAN PASADO LOS AÑOS

A principios de los 90 el Paseo Fluvial, conocido por muchos como la “ruta del colesterol”, ya se encontraba rematado. La idea original era hacer una senda entre Ablaña y Ujo, senda que llegaría hasta Bustiello con el paso del tiempo.


En los años 50 del pasado siglo, coincidiendo con la construcción del emblemático Pozo Polio por parte de la empresa siderúrgica Fábrica de Mieres para abastecerse de carbón propio, se construyeron pisos destinados a los trabajadores de dicha empresa, o sea mineros y metalúrgicos, en la cercana localidad de Rioturbio.

Esta explotación, que como ya se ha dicho, era propiedad de la sociedad Fábrica de Mieres, pasó a pertenecer a la empresa estatal Hulleras del Norte S.A. (Hunosa) en 1967, y cesó su actividad el 1 de noviembre de 1992 víctima de la reconversión acometida por el gigante minero que arrancó tres años antes, en 1989.

Actualmente se conservan los castilletes 1 y 2, que recuerdan la importancia de este pozo, así como alguna de las instalaciones anexas al mismo.



El Sanatorio data del año 1902 y es el sustituto de un edificio anterior con similares fines. Al edificio original, compuesto por un pabellón central, dos laterales y uno posterior, todos ellos independientes, se añadió después un edificio en cada uno de los extremos. Este edificio presenta trazos modernistas en frisos, ventanas, puertas…

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Polio, la historia de otro pozo abandonado como Barreo, Santa Bárbara o Minas de Turón. Nada, si en Mieres, quitando el San José, el resto dan pena y dolor...
¡Qué rápido olvidamos aquellos lugares que nos dan/dieron de comer!
¡Había de ser en otros países!

Anónimo dijo...

Asi son les coses en España, ni educación, ni conservacion del patrimoniu ni na de na

DIOGENES dijo...

Me da pena ver así el pozo Polio, donde trabajo mi padre desde el año 65 hasta su jubilación, después de treinta años de trabajo.