14/10/11

LAS CRÓNICAS DE PLAUTO: Aceras ocupadas

Hace unos días comentábamos vía Twitter algunos de los logros más recientes que hemos conseguido a través de las denuncias que aquí publicamos.

Uno de nuestros seguidores en la mencionada red social nos felicitó por ello y nos propuso un tema para tratar en el blog: las terrazas de bares y cafeterías que ocupan todo el ancho de la acera.

Me pareció un tema muy interesante al que se le puede sacar mucho jugo. En primer lugar me sumergí en las profundidades de las Ordenanzas Municipales para saber cuánto les cuesta a los hosteleros el mantener sus terrazas. Ahí van los números:


Las autorizaciones [para la instalación de las terrazas en la vía pública] podrán ser:

- Anuales

- De temporada.

- Durante las fiestas.

Se entenderá por autorización de temporada la que va desde el 1 de abril al 30 de septiembre, ambos inclusive, y por anual la que se autorice desde el 1 de enero hasta el 31 de diciembre.

Anual por m2: 58,13 € (calles de 1ª cat.) 56,25 € (calles de 2ª cat.) 52,06 € (calles de 3ª y 4ª cat.)

De temporada por m2: 54,37 € (calles de 1ª cat.) 52,29 € (calles de 2ª cat.) 48,49 € (calles de 3ª y 4ª cat.)

Durante fiestas m2/día: 0,73 € (calles de 1ª y 2ª cat.) 0,65 € (calles de 3ª y 4ª cat.)


Dado que no soy hostelero no puedo juzgar si las autorizaciones son caras o no, lo que sí que se puede observar sin falta de serlo es que el Ayuntamiento se ingresa una buena cantidad anual gracias a las terrazas.

Ahora bien, ¿qué pasa con el ciudadano? Está claro que una persona puede pasar mejor o peor, apartando alguna silla… Pero, ¿y una persona en silla de ruedas? ¿Y una persona que lleve un carricoche? ¿Y otra con un carro de la compra?
Está claro que una persona en silla de ruedas no pasa por una acera ocupada de sillas (como la calle Gijón en su tramo final, y tantas otras de tantas calles) ¿Debe obligársele a tomar otra acera cuando vive en el portal de al lado de la terraza? Vuelvo al ejemplo de la calle Gijón, ¿debe la persona en silla de ruedas cruzar la calle (ancha y con mucho tráfico) para poder avanzar por ella por culpa del hostelero y sus fines lucrativos? ¿O bajarse del bordillo? Lo mismo para el caso de la persona que va con un carricoche o un carro de la compra, ¿han de cruzar para poder seguir?
¿Qué pasa si apartan las sillas y las mesas al hostelero? ¿Está este en su derecho, dado que paga X tasas y su actividad es legal, en llamarles la atención?
¿Qué solución se busca a esto para que hostelero y ciudadanos convivan sin problemas?

Ahí está, un tema muy interesante sobre el que pueden surgir opiniones para todos los tipos. La mía me la guardo por el momento, pero ya la daré conforme avance la semana.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

las terrazas en verano deberian de ser mas caras ya que algunos bares triplican su aforo y ganan muchisimo mas a costa de sufrir los vecinos el ruido durante todo el dia y el no poder acceder a nuestras cocheras o portales, lo de peatonalizar esta bien , pero podrian pensar un poco mas en los vecinos?

Xurde dijo...

Coincido completamente con el comentariu d'enantes. Agora bien, sobre esti tema del textu:
Eso de que les terraces ocupen toa l'acera tenía que tar completamente prohibío porque la calle ye de toos y nun solo de los propietarios de los bares. Encima d'entorpercer al restu de la xente dedíquense a ensuciales con esta práctica.
Si nun tan en cai peatonal lo meyor ye, o bien dexar los bares sin terraces o, como muncho, dos silles y una mesa pa evitar qu'ocupen toa la calle. ¡Sinvergoñas los hosteleros estos!

Anónimo dijo...

Yo retiraría esas terrazas o, como bien dice Xurde, las dejarías en dos sillas y una mesa para que no molestasen a los ciudadanos.
El que va en silla de ruedas tiene el mismo derecho a pasar por esa acera que el que va a pie y no se le puede coaccionar porque el hostelero quiera.
Ojalá este artículo, muy bueno por cierto, sirva para modificar la normativa municipal con respecto a ese ámbito.

Julia dijo...

El primer anónimo lleva mucha razón en sus palabras. No es justo que el hostelero gane mucho más en el período estival pagando lo mismo que en invierno. Esa tasa debería incrementarse en verano.
Sobre el tema que se plantea, comentar que el bajo de donde yo vivo es un bar, con terraza sobre la acera, como el de la foto y que en ocasiones vengo de hacer la compra y tengo que bajarme (si no hay coches aparcados) a la carretera para poder llegar a mi portal y cuando no cruzar la calle. Eso debería de controlarse más, que fastidia a mucha gente.

Pan Para Dos dijo...

Gracias por plantear y permitir este debate.

Ni soy hostelero ni trabajo en el ayuntamiento. Mi opinión es la de un simple ciudadano que en unos momentos disfruta de las terrazas y en otros sufre la incomodidad de su abuso.

La autorización de la instalación de una terraza es la cesión de un espacio público para la obtención de un beneficio privado, parece lógico por tanto que el ayuntamiento cobre por esa cesión. No entro a valorar si las cantidades que se cobran son muy elevadas o no, como tampoco valoro si el suplemento que cobran los hosteleros en las consumiciones de terraza es mucho o no. Allá cada cual. Tengo la libertad de no sentarme en la terraza si el suplemento que me cobran es excesivo, igual que el hostelero tiene la libertad de no poner terraza si le parece excesiva la autorización.

Ahora bien. Esta cesión de suelo público debe compaginarse con el derecho de paso de los ciudadanos. El Ayuntamiento que concede y cobra por ello, debería comprobar que la instalación de las terrazas no dificulta el paso de los viandantes. No sé si la ordenanza establece que se deba dejar un espacio mínimo que permita el paso de cualquier persona protegiendo sobre todo a aquellas que sufren algún tipo de discapacidad. Si no está regulado debería estarlo, y si lo está es evidente que el ayuntamiento no lo controla, y debería hacerlo.

En definitiva. Mi opinión es que el ayuntamiento solo debería permitir la instalación de terrazas en aquellas calles en que la anchura de la acera es suficiente como para colocar la terraza separada de la fachada dejando el espacio suficiente para que los peatones puedan circular sin dificultad. ¿Por qué separar la terraza de la fachada?. Prueben a caminar guiados por un bastón que les guía por la línea de fachadas y ya verán qué gracia les hace una terraza arrimada a la pared.

Un saludo

Anónimo dijo...

En la zona de la plaza Pepa La Lechera está invadido de terrazas, de un lado de la calle y de otro. Siempre hay que pasar por la carretera donde encima siempre hay algún coche en doble fila o furgonetas descargando. La acera está toda desgastada de los restos de sidra y demás.Por otra parte si vas conduciendo tienes que frenar en seco porque los camareros pasan del bar a la terraza con la bandeja llena inventándose un paso de cebra imaginario y ni miran!Y la carretera también está llena de la gente de las terrazas que no para de acá pa allá y de los que salen a fumar.
Primero pensaba que esto era una tontería pero ahora me doy cuenta de que es un tema interesante.

DIOGENES dijo...

Estoy de acuerdo con Pan Para Dos.
Me comentaba en una ocasión un hostelero que las terrazas las conceden en función de que el ancho de acera lo permita. Dando un paseo por Mieres podemos comprobar que esta norma, si es cierta, no se cumple con todos y nos encontramos con terrazas en lugares estrechos e impidiendo el paso a los viandantes. Quizás quien concede estas licencias debería responder porque esto es así y porque la supuesta norma se les aplica a unos y a otros no ¿Se aplica por un igual a todo el mundo o en función de quien sea el que solicite la instalación de la terraza? Mas parece que según quien seas te conceden cualquier cosa que solicites y además se hace la vista gorda en el incumplimiento de la invasión total de la acera. La obligación del Ayuntamiento es garantizar que los ciudadanos puedan desplazarse por los espacios públicos sin obstáculos que puedan suponer un peligro al tener que bajarse a la calzada para continuar su camino. Si las personas que se encuentran con estos obstáculos son niños, ancianos o personas con movilidad reducida, la dejadez y permisividad del ayuntamiento aun es mas grabe.
Espero que desde el Ayuntamiento se actúe en consecuencia y no se permitan terrazas donde físicamente son imposibles. En cuanto a los hosteleros, podían tener un poco mas de sentido común y no hacerles la puñeta a los viandantes que, al fin y al cabo, son sus clientes y dejen de querer abarcar mas de lo que les esta permitido.
Esto me recuerda un caso que me paso estando un año de vacaciones en Ibiza. Llegue con mi coche a una pequeña cala y estaba tomada en su totalidad por las hamacas de un hamaquero. Sin cortarme un pelo recogí las mías y las sombrillas del maletero y me fui para la playa. Una vez allí retire unas hamacas vacías y coloque las mías. Inmediatamente llego el hamaquero a protestar y queriendo que me fuera porque si no llamaba a la policía. Yo, con total tranquilidad, le respondí que no pensaba irme y le recordé que el tenia permiso para el alquiler de hamacas pero eso no le daba derecho a ocupar toda la playa con las que estaban vacías. Le invite a que llamara a los agentes y entonces seria yo el que interpondría una denuncia y, con toda seguridad, el seria quien tendría que retirar sus artilugios vacíos por invadir un espacio publico impidiendo el disfrute de la playa con total libertad a las personas que no quisieran alquilar una hamaca. Automáticamente dio media vuelta y no me volvió a molestar en todo el día ni en los días sucesivos que acudí a esa playa.

DIOGENES dijo...

Estoy de acuerdo con Pan Para Dos.
Me comentaba en una ocasión un hostelero que las terrazas las conceden en función de que el ancho de acera lo permita. Dando un paseo por Mieres podemos comprobar que esta norma, si es cierta, no se cumple con todos y nos encontramos con terrazas en lugares estrechos e impidiendo el paso a los viandantes. Quizás quien concede estas licencias debería responder porque esto es así y porque la supuesta norma se les aplica a unos y a otros no ¿Se aplica por un igual a todo el mundo o en función de quien sea el que solicite la instalación de la terraza? Mas parece que según quien seas te conceden cualquier cosa que solicites y además se hace la vista gorda en el incumplimiento de la invasión total de la acera. La obligación del Ayuntamiento es garantizar que los ciudadanos puedan desplazarse por los espacios públicos sin obstáculos que puedan suponer un peligro al tener que bajarse a la calzada para continuar su camino. Si las personas que se encuentran con estos obstáculos son niños, ancianos o personas con movilidad reducida, la dejadez y permisividad del ayuntamiento aun es mas grabe.
Espero que desde el Ayuntamiento se actúe en consecuencia y no se permitan terrazas donde físicamente son imposibles. En cuanto a los hosteleros, podían tener un poco mas de sentido común y no hacerles la puñeta a los viandantes que, al fin y al cabo, son sus clientes y dejen de querer abarcar mas de lo que les esta permitido.
Esto me recuerda un caso que me paso estando un año de vacaciones en Ibiza. Llegue con mi coche a una pequeña cala y estaba tomada en su totalidad por las hamacas de un hamaquero. Sin cortarme un pelo recogí las mías y las sombrillas del maletero y me fui para la playa. Una vez allí retire unas hamacas vacías y coloque las mías. Inmediatamente llego el hamaquero a protestar y queriendo que me fuera porque si no llamaba a la policía. Yo, con total tranquilidad, le respondí que no pensaba irme y le recordé que el tenia permiso para el alquiler de hamacas pero eso no le daba derecho a ocupar toda la playa con las que estaban vacías. Le invite a que llamara a los agentes y entonces seria yo el que interpondría una denuncia y, con toda seguridad, el seria quien tendría que retirar sus artilugios vacíos por invadir un espacio publico impidiendo el disfrute de la playa con total libertad a las personas que no quisieran alquilar una hamaca. Automáticamente dio media vuelta y no me volvió a molestar en todo el día ni en los días sucesivos que acudí a esa playa.