16/11/12

REPORTAJE (II): Por el mundo

Esta semana nos llegaba un dato procedente o extraído del C.E.R.A. (Censo de Españoles Residentes en el Extranjero), que elabora el INE (Instituto Nacional de Estadística) que nos ha dado una idea…

Existen, a fecha 1/9/2012, unos 3.482 emigrantes cuyo origen o lugar de residencia es nuestro concejo, Mieres, repartidos en los cinco continentes.
Hace un año teníamos una sección llamada “Mierenses por el mundo” que no nos acabó de convencer tal y como la teníamos planteada y que posiblemente reestrenemos en enero con un enfoque distinto y más ameno. No obstante, ya que estamos, nos gustaría recordar algunas de las historias que nos llegaban…

Como la de Manuel, un joven que se fue a Sonora (México) de vacaciones y que se quedó allí…
“Tengo 29 años y soy mierense (y a mucha honra jeje). Me vine a México hace unos seis años de vacaciones. Venía con un mes y llevo ya seis años, cómo es la vida. En aquel mes conocí a Elisa, una mexicana de la que me enamoré y con la que me casé hace cuatro años. Ella es la propietaria de un restaurante aquí en Huatabampo y yo, que trabajaba de vigilante de seguridad en Langreo encontré trabajo en un mall también de vigilante. La verdad ye que estoy muy contentu aquí y sí, espero volver, pero solo de vacaciones y a ver a la familia. Se echa mucho de menos la comida, hasta que te acostumbras. Aquí hay algún que otro restaurante español donde puedes encontrar una fabada, aunque no hay comparación con la asturiana”
…o la de Eva, que reside en Manchester…
“Buenas. Me llamo Eva, soy de Mieres y tengo 31 años. Llevo ya cuatro viviendo y trabajando en Manchester, Reino Unido, en algo que me gusta, pues por algo lo estudié: enfermería.
Sí, amigos, estudié enfermería en Oviedo. Sin dejar de lado los idiomas durante la carrera -seguí hasta alcanzar un muy buen nivel de inglés y un buen nivel de francés- acabé la carrera y me encontré con dos opciones: o hacer lista de espera en el sistema sanitario español para que me llamasen de algún hospital para cubrir una baja o salir de España buscando la oportunidad en el extranjero. Por aquel entonces desde países como Reino Unido, Irlanda o Noruega, existía una gran demanda de enfermer@s y médicos y yo, aprovechando mi nivel de inglés, mandé varios currículums a diversos hospitales ingleses. Me cogieron en el St Mary's Hospital de Manchester, ciudad que ya conocía de un viaje de estudios, y para aquí me vine. Empecé como “ayudante de enfermera” (literalmente traducido del inglés) y ya soy “nurse” (enfermera).
En Mieres dejé mi familia, la comidina de mamá (risas), mis amigos, mi coche… Fue un cambio radical y me costó mucho adaptarme a mi nueva vida. Al principio viví sola en un apartamento de unos 30 m2, luego pude mudarme a un piso compartido con dos colegas, una de ellas canaria y la otra cordobesa que trabajan en distintos hospitales y centros de salud de la zona.
A Mieres vuelvo por navidades y, qué queréis que os diga, ya hay ganes de volver otra vez. Un saludo.”

…o Alicia, que desde Avellaneda (Argentina), contactaba con nosotros para contarnos su historia…
“Hola. Me llamo Alicia, tengo 65 años y vivo en Buenos Aires, en el barrio acá llamado Avellaneda, a tan solo dos cuadras del mar. Nací en Mieres en un edificio ya demolido de la calle Covadonga y me vine para acá con tan solo 16 años. Acá vivía un hermano de mi madre al que le habían ido muy bien las cosas y que le ofreció chambear a mi padre en su negocio –de alimentos que exportaba a países como Chile o Colombia-. Mi papá que Dios lo tenga en la Gloria, aceptó y nos vinimos en 1962, yo, mi mamá y él. Mi hermano mayor se quedó en Asturias pues ya tenía empleo y le daba coraje dejarlo para venirse. Salimos del puerto de Cádiz y llegamos al puerto de acá más de tres semanas después. ¡Qué aburridos aquellos días en barco!
Mi padre trabajó con su cuñado hasta que este falleció y luego continuó en el negocio bajo las órdenes de sus sobrinos. Mi mamá se ganó la vida como costurera. Los inicios no fueron fáciles, pero salimos adelante. Yo aprendí algo de contabilidad y gracias a eso pude entrar en una empresa de automoción como contable. Me casé hace 36 años y tengo un hijo. Ahora ya estoy jubilada. La vida acá es muy tranquila y sosegada y siempre puedo encontrarme con mis raíces en el Centro Asturiano de la ciudad, situado a unas cuantas cuadras de mi casa.
Hace ya dos años y medio que no viajo a Mieres, a ver si estas Navidades me llego. Lo que más eché de menos en su día fueron las amistades del colegio y la comida, pero a todo se acostumbra uno… ¡Qué remedio! Después de tantos años aquí he cogido hasta el acento argentino con su “vos” y su “boludo”. Pero, eso sí, no se me olvida que soy asturiana y mierense”

En enero, más historias contadas por sus protagonistas de forma distinta… Más en http://www.facebook.com/pages/Mierenses-por-el-mundo/124351767656534?fref=ts

1 comentario:

Anónimo dijo...

aquí unu que va a emigrar en busca de un sitio mejor, en vista de que me han destrozado mi país y han encargado la resolución del problema a los mismos que lo crearon.