2/3/13

LAS CRÓNICAS DE PLAUTO: La crisis hace la unión

Hace algo más de un mes surgió en Mieres una plataforma, integrada por un buen número de ciudadanos de a pie, como usted o como yo, que bajo la denominación “Plataforma de defensa de la sanidad pública” lleva ya hechas varias concentraciones y protestas que podrían resumirse en un pareado que figura en numerosas pancartas instaladas por todo Mieres: la sanidad pública, ni se compra ni se vende, sino que se defiende.
Como decía, han protagonizado concentraciones en los ambulatorios Norte y Sur y, la más reciente, este pasado día 28 de febrero, en las inmediaciones del Álvarez-Buylla.
La crisis ha dejado y está dejando muchas cosas malas, pero también alguna buen… Me gusta que la gente se asocie para defender la sanidad, la educación (me comentaban que en los institutos se habían creado asociaciones de alumnos para luchar contra la reforma del sistema que prevén Wert y compañía), pues ambos son los pilares esenciales del Estado de Derecho en el que vivimos. Si el Estado no garantiza la sanidad ni la educación pública, mal vamos.
A lo que iba, que me salgo del tema, me gusta ver cómo, desde hace unos meses se busca eso de que “la unión haga la fuerza”, de que varios David hagan pensar a Goliat.
Lo hemos visto a nivel local en estas plataformas de defensa de la sanidad y la educación, con la Plataforma de afectados por la hipoteca que evitaba hace unas semanas que un vecino de El Tocote fuera desahuciado tras meses sin poder hacer frente al pago de la hipoteca, con los vecinos de Santa Marina contra la subestación…
Lo hemos visto hasta en política, con el culebrón de los cubos y la unión de partidos políticos ‘dispares’ (como PSOE y FORO) a la hora de defender el sistema existente.
Y está claro que, aunque no siempre se gana, lo que no se puede hacer es quedarse en casa sin intentarlo, preguntándose eso de “¿qué hubiera pasado si…?” o echando por los políticos sin mover un dedo para tratar de hacer que la cosa cambie. 

1 comentario:

Julia dijo...

Está muy bien, sobretodo porque hasta gente que no mueve un dedo durante el resto del año (por ejemplo la Federación de Vecinos) se ha estado involucrando en estas causas.