27/4/13

LAS CRÓNICAS DE PLAUTO: Tarde

Debo reconocer que de vez en cuando me pongo de buen humor al leer la prensa diaria. Aunque ello ocurra cada vez con menor frecuencia, alguna que otra vez ocurre, la última, hace unos cuatro o cinco días.
Como ya conté en otras ocasiones, tengo la gran suerte de poder desayunar sin prisas, leyendo el periódico. Aquel día estaba con LNE, y me llamó la atención un titular: “el Ayuntamiento de Mieres elimina las terrazas pegadas a locales hosteleros”. Seguí leyendo la escueta nota y pude ver que sí, que aunque sin multar, la Policía Local está vigilando que los hosteleros cumplan con una Directiva europea que impide que se pongan terrazas al lado de la pared del establecimiento, debiendo dejar al menos una distancia de un metro entre pared y mesas y sillas. Y lo están haciendo sin sancionar. ¿El por qué? Porque con ello se pretende facilitar el tránsito por las aceras de minusválidos, invidentes… ¿Se imaginan lo que ha de ser, por ejemplo, ir en silla de ruedas y toparte con una acera ‘ocupada’ como la de la foto?
Me alegré por ello, era un tema que ya había planteado hace más de un año y medio. Al día siguiente de haberlo leído, estando en Internet, me entró el gusanillo de la curiosidad y me puse a buscar y leer la citada Directiva (que no directriz) y me encontré con la sorpresa de que ese texto legal es ¡del año 2006! Es decir, llevamos casi siete años desoyendo lo que dice la Unión Europea sobre la ocupación del suelo público por parte de elementos hosteleros… ¡Qué bien! ¿No?
Claro, que esa es otra, ahora hay que pedir a los hosteleros que quiten las terrazas de la fachada (o directamente que las quiten, porque, por ejemplo en la de la foto no se puede dejar un metro entre fachada y sillas; no hay sitio), hosteleros que imagino habrán pagado por ponerlas, entonces… ¿Qué hacemos? No es plan de sancionar a alguien que cumple con las legalidades antes funcionales y paga X euros por tener sus sillas y mesas en la vía pública…
¿Cuál es la solución que yo le veo? Pues haber empezado a avisar en 2007 o 2008 a lo sumo, es decir, al poco de ver la luz la Directiva, no siete años después.
No obstante confiemos en que el “más vale tarde que nunca”, sea aplicable aquí y que al menos los toques de atención sirvan para algo. 

1 comentario:

Anónimo dijo...

y pregunto yo, que cojones tiene la comunidad europea o yo que se, que legislar en las terrazas de mieres, que tendrá que ver una terraza de finlandia con una de murcia?no podría simplemente imperar el civismo y el intentar entre todos que haya un consenso?
cada día prohiben más cosas y más absurdas, no se donde terminará esto.