19/7/13

LAS CRÓNICAS DE PLAUTO: Protegiendo el patrimonio

Una buena noticia, ¡por fin!
Parece ser que el Ayuntamiento se ha acordado del riquísimo patrimonio artístico, histórico y cultural que tenemos en el concejo y va a hacer algo para protegerlo. En primer lugar, va a reunir a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado existentes en nuestro concejo y trazar con ellas un plan que permita intensificar la vigilancia sobre los Bienes de Interés Cultural que tenemos por aquí.
Parece ser que todo ello surge a raíz de una propuesta del PP relacionada con el deterioro de la iglesia de Santa Eulalia de Ujo, deteriorada porque los niños juegan al fútbol en la plaza de la iglesia y el templo lleva soportados unos cuantos balonazos que han hecho que las viejas paredes de esta construcción se estén ‘estropeando’.
Todo lo que tenga que ver con proteger el patrimonio del concejo me parece una buena idea. Sin embargo, en esta ocasión, la idea me parece que se queda corta…
Me explico… ¿Se piensa aplicar ese plan de protección solo a los Bienes de Interés Cultural? Si es así, entonces se protegerá poco, dado que muchos de esos bienes son propiedades privadas que se encuentran en buen estado (el Valletu, el Palacio de los Vizconde de Heredia, el Palacio de Arriba de Cenera…). Otros son de titularidad pública y también se encuentran en buen estado (el Palacio de Camposagrado o la Casa Duró, por ejemplo). Pensando en qué Bienes de Interés Cultural podrían necesitar más vigilancia y alguna actuación para preservar su integridad solo se me ocurren la mencionada iglesia de Ujo y el Palacio de Abajo, en Cenera, que está bastante deteriorado y que es propiedad privada.
¿Por qué no ampliar ese plan de vigilancia y protección a todo aquello catalogable como patrimonio artístico, histórico, cultural e industrial? La parte trasera de la estatua de Teodoro Cuesta, en La Pasera, es un urinario público, ¿por qué no protegerla de orines indeseados, avisando (o multando) a quienes se pille haciendo sus cosas?
La locomotora del parque Juan XXIII está llena de pintadas, ¿por qué no cuidarla de los grafiteros? El busto de Fleming, ubicado en la calle San Juan Bautista de la Salle, está como se muestra en la foto, ¿por qué no aprovechar y limpiarlo?
En definitiva, ¿por qué no aprovechar, ya que nos interesamos en el patrimonio, para arreglar, limpiar, cuidar y proteger todo ese patrimonio que tenemos en el concejo y que, poco a poco, se va deteriorando? ¿Por qué no hacer un plan de cuidado del patrimonio y limpiar el busto de Fleming, los grafitis de la locomotora y meter manguera a la estatua de Teodoro Cuesta?  
¿Tanto costaría a las arcas públicas gastar algunos litros de detergente y pintura, que es lo que necesita buena parte de nuestro patrimonio? Seguro que menos de lo que nos podemos imaginar… Ahí queda.


2 comentarios:

Xurde dijo...

Pues creeme, Plauto, que siendo de Mieres de toa la vida, nun alcuentro esi bustu que nos enseñes na imaxen. Nun lu visualizo a lo largo de la cai San Xuan Bautista de La Salle...
Tengo que dir a velu. Como diz el refrán, nunca te acostarás sin saber una cosa más.

Anónimo dijo...

ta onde la telefonica no?