13/9/13

LAS CRÓNICAS DE PLAUTO: ¿Y si aquí hubiera algo así?

“Algo así tenía que haberlo aquí en Mieres”. Esta era una de las cosas que me contaba un conocido que vive en La Villa respecto de un tema que estuvo y está de actualidad: la ordenanza que aprobó el Ayuntamiento de Gijón en la que, entre otras cosas, se prohíbe el consumo de bebidas alcohólicas en las inmediaciones de centros educativos, sociosanitarios, instituciones y lugares de interés histórico, artístico o cultural y a una distancia mínima de 50 metros de viviendas habitadas.
Este conocido me contaba un sábado por la mañana de hace un par de semanas, en pleno de La Villa del día posterior al botellón, llena de vasos, botellas, cristales y suciedad, que en el barrio solo se libran de gente joven bebiendo, música a tope hasta las tantas y la suciedad posterior en los meses de verano, cuando cierran los pubs que hay en el barrio.
Lo peor, según esta persona, que trae consigo el botellón no es todo lo anterior, sino los destrozos que ocasionan quienes lo practican. Me contaba que hace meses habían roto un cristal de la puerta del portal, y que era habitual encontrar la puerta del portal orinada o con cosas peores.
Si cogiéramos la ordenanza del Ayuntamiento de Gijón (aprobada solo con los votos de PP y FORO, ya que PSOE e IU se opusieron a ello) y la aplicáramos en Mieres, el botellón desaparecería de La Villa (por el tema de los cincuenta metros de viviendas habitadas), así como de la zona de la Casa Duró (por ser un lugar de interés cultural), del entorno del instituto y del Campus (al tratarse de centros de enseñanza) y del entorno del centro médico Mieres-sur (al ser un centro sanitario). Aprovecho también para comentar que no es la primera vez que me cuentan que el jardín trasero del edificio se viene usando a modo de espacio polivalente: como picadero, como lugar para el botellón, como zona de esparcimiento canino…
Y quien habla de La Villa habla también de la calle Covadonga, donde cualquier viernes o sábado se ve gente joven (y no tan joven) bebiendo en la calle o en los portales de la misma.
Con la ordenanza de Gijón aplicada en Mieres solo se podría beber en los pubs, bares y demás y en las terrazas de estos y el botellón, como tal, solo podrá hacerse en un descampado que diste al menos 50 metros de viviendas habitadas y cerca del cual no haya ni colegios, ni centros sanitarios ni edificios de interés artístico, histórico o cultural. Pocos lugares veo para ello…
No creo que quienes están en el Ayuntamiento de Mieres se pongan ahora, después de tantos años, quejas vecinales y demás historias a pensar en sacar una ordenanza de estas que, en lo personal, solo creo que servirá en Gijón, al igual que pasó en otros sitios con ordenanzas parecidas, para sacar el botellón del casco antiguo y llevarlo a un lugar ‘más retirado’. 

5 comentarios:

Xurde dijo...

Pues yo sí que veo bien una ordenanza d'estes n'esti conceyu. Acabábemos con el botellón na Villa y con to lo que ello conllevó pal barriu como destrozos, pintaes, basura...
Pese a que soy bastante xoven nunca entendí que gusto pue dar el beber na cai, de pie, pasando frío. Na mi época díbemos a los pubs pero tábemos dentro, tomando algo y ligando...

Julia dijo...

Lo de las fiestas en La Villa y la Covadonga se permite en parte por la pasividad de la Policía local que hace rondines por la zona de marcha y ni se inmuta al ver a niños de 13 o 14 años con el calimocho en una mano y el cigarro en la otra.
Permiten también que los pubs estén con el 'zumba-zumba' hasta las tantas y que los que los regentan cometan mil barbaridades en una noche.
Solo intervienen cuando hay peleas. Nada más.
Mano dura es la que se necesita...

Margarita. dijo...

Yo vivo en la Villa y es una verguenza los destrozos que hacen, aparte de que la mitad son niños y niñas de 15 y 16 años y la Policia lo que dice el comentario anterior se pasean y poco más. Lo que tenían era que meter buenas multas a lo bares que les venden el alcohol y yo tambien fui joven y pasé mis años en la Villa y eso no se hacía ahora solo saben divertirse bebiendo y destrozando todo lo que pillan, no digo que sean todos tambien hay niños que son responsables. Pero si que necesitaban que se les echaran buenas multas y a los padres de los menores también ya veras como no lo volverían hacer.

Anónimo dijo...

pa el anterior que diz que eso no se hacía, eso lleva haciéndose to la vida, habría que educar más y por supuesto controlar a los menores por parte de la policía local, no se puede gobernar a golpe de prohibición contínuo,la educación y el sentido común deberían imperar, y a quien carezca de ellos, entonces si, sanción.

Anónimo dijo...

el botellon ta mal y mucho mas si los guarros no recojen lo que tiran y se dedican a hacer actos vandalicos , pero que un cacharru con 3 dedos de bebida valga 5 euros cuando la botella entera de lo mismo te vale 10, telita....por un lado es normal que la gente haga botellón, lo que deberia hacerse es con mas civismo, y para estar un rato tomando algo con los amigos no para acabar potando y polos suelos