25/4/14

REPORTAJE: El 94.0 F.M. se ha quedado mudo

El pasado 25 de febrero Radio Parpayuela nos sorprendía con un comunicado grabado en vídeo y subido a Youtube en el que, a través del director de la emisora, Carlos Barros, y del presidente de la asociación cultural Parpayuela, Dimas Martínez, se daba la triste noticia: Radio Parpayuela, la radio emblema del concejo, echaría el cierre en dos meses.
El inexorable paso del tiempo ocasionó que llegase el 25 de abril de 2014, último día de emisiones de Radio Parpayuela.
Esta semana hemos querido, pese a tener una entrevista preparada para publicar, rendir un pequeño homenaje a la emisora a través de este “Reportaje”
Radio Parpayuela fue una emisora de radio, enmarcada en Parpayuela Asociación Cultural, que nació como proyecto en junio de 1985 de la mano de un colectivo de personas que, en su momento defendían un proyecto de radio y de hacer radio distinto, diferente a los estereotipos al uso en el tiempo mencionado.
Como realidad salió, oficialmente en emisión el 1 de enero de 1987 con un afán de medio de comunicación transmisor de ideas, de conocimientos, divulgador, sensibilizador, como radio informativa y participativa. Desde entonces han colaborado más de mil personas y con los últimos adelantos técnicos incorporados, sus ondas llegaron a cubrir la zona central asturiana con una potencialidad de oyentes estimada en 650.000 personas.
Radio de Parpayuela Asociación Cultural fue durante muchos años la emisora oficial de Ayuntamiento de Mieres (retransmitiendo Plenos, organizando debates en épocas electorales y estando al tanto de todo lo que acontecía en el Consistorio), sin dejar de conectar con los oyentes y conducirles hacia la participación en cuestiones delicadas.
Parpayuela fue más que radio. Entre sus trabajos, destacan diversas campañas como la tan famosa “Por un Mieres más limpio”, con la que se buscó la concienciación de los vecinos de nuestra ciudad para mantener un entorno más limpio y habitable, o la realizada en el año 2002, una campaña de concienciación contra los malos tratos a la mujer llamada "Mírame a los Güeyos", por citar solo un par de campañas de las muchas que realizó la asociación.
Parpayuela fue también sinónimo de ciclos de cine, conferencias, publicaciones de libros (el más reciente, “Personajes con historia”, de Luis Pardo), de CD’s (como los tan conocidos chistes de Vila) y de muchas más cosas que permanecerán en el recuerdo de los mierenses.

El 94.0 de la frecuencia modulada se ha quedado mudo después de muchos años. La causa del cierre la apunta Carlos Barros en el comunicado: “esto no es una decisión tomada de un día para otro. Hemos negociado con los ayuntamientos del Consorcio de la Montaña Central, con el de Mieres y con el Principado y nos cancelan las subvenciones. Estamos ahogados en lo económico y no nos queda más remedio que abandonar las emisiones”.
La emisora, que venía produciendo diez horas diarias de contenidos propios, recibía de las administraciones unos 32.000 € al año (12.000 € del Consorcio de la Montaña Central y 20.000 € anuales del Principado) y tenía contratados tres trabajadores a tiempo parcial.
No obstante, no se descarta por parte de los miembros de la asociación seguir organizando distintos actos culturales a través de la asociación.

Tristemente la radio de la Montaña Central, como rezaba el eslogan de sus cuñas, se ha apagado.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Sí, cerraron pero a estes hores anden de cenorra por ahí. Ale, a acabar de machacar lo que quedara de les subvenciones de 2013.

Anónimo dijo...

Oye, anónimo estabas tú allí para saber quien lo pagó

Xurde dijo...

Foi un gran serviciu públicu durante munchos años. Lo que nun acabo de encaxar ye, como, siendo tantos como yeren (y como se ve mesmamente nel comunicao) nun fueron capaces a sacala palante pagando X cuota al mes cá unu.
Tengo entendío que Radio Ujo sustentase asina y que, aunque con menos medios, la cosa va palante.

Anónimo dijo...

Ahí el problema fue, no solo el hecho de que no hay dinero, sino el hecho de no querer renunciar a ciertos cánones. Claro que se podría mantener con las aportaciones que se propusieron desde distintas plataformas, tanto Ayuntamiento como asociaciones; pero sucede que era o blanco o blanco y aunque pudiera aguantarse con algunos grises, o blanco o nada.

Triste pérdida porque la mayoría de gente que estaba ahí, era gente que hacía radio con corazón y por los que más pena tengo es por ellos. Otros solamente les interesaba otra cosa y así acabó.

Tanta culpa tienen los que meten la tijera como aquellos que no son capaces de renunciar a un mínimo para al menos sostener un medio de comunicación que ha sido parte de la historia de Mieres.