4/4/14

USTED DENUNCIA: El descuidado estado de la estación de autobuses / Un gran bache en la Manuel Llaneza

Como cada semana, les ofrecemos dos nuevas denuncias enviadas por nuestros lectores. ¿Qué deben hacer para enviarnos sus denuncias y quejas, siempre que versen sobre asuntos relacionados con Mieres? Contactar con nosotros en elblogdelmierense@gmail.com, o también por vía Facebook o Twitter.
Pueden enviarnos escritos, vídeos, audios, imágenes, presentaciones en Power Point... Solo dos requisitos: la palabra ‘denuncia’ en el asunto del mail o del mensaje de Facebook o Twitter y, para los documentos gráficos, sí que pedimos que se adjunte una pequeña explicación de lo que se pretende denunciar.

Comenzamos una denuncia que nos hace llegar Gabriel y en la que nos enseña, mediante imágenes, el estado de descuido en el que se encuentra la estación de autobuses del concejo.
Nuestro lector comienza criticando que “tengamos una estación que costó tanto y que funciona tan a medias como está, con unos gestores que no apuestan por sacarle todo el potencial que deberían y que no la cuidan como es necesario”.
En relación a ello nos señala que “los relojes tanto de dentro como de fuera llevan parados en la una menos diez desde hace ya casi un año, ¿qué es que nadie piensa arreglarlos? Digo yo que no será tan difícil poner en hora cuatro relojes…”. Gabriel sigue comentando que “hay once dársenas, de las cuales la empresa que gestiona la estación se queda con cuatro para uso propio, vale, pero ¿por qué no activa los paneles que avisan de la llegada o salida de un autobús que hay encima de cada dársena, como ocurre en todas las estaciones del universo? Sería de gran utilidad para los viajeros saber más o menos a qué hora va a llegar su autobús, sobretodo los Alsas que hacen largos recorridos y hay uno de esos paneles informativos que amenaza con venirse abajo al desprenderse parte del techo”.
“Igualmente la limpieza del andén brilla por su ausencia. Todo está sucio, grasiento, tanto la zona donde espera la gente como las propias dársenas, que no se han limpiado desde que se inauguró la estación”.
“Y luego están las taquillas, que solo abren unas horas por la mañana, y con pocas funciones, ¿dónde se ve una estación tan caótica como esta?”

Y proseguimos con Luisa que nos traslada en su denuncia hasta la calle Manuel Llaneza, una de las principales arterias del casco urbano.  
Así nos comenta que “probablemente por el paso casi constante de autobuses y demás vehículos pesados estamos viendo los vecinos de la zona cómo ha salido una gran zanja, que ocupa casi todo el ancho de la calle, a la altura más o menos de La Perla”.
“Es como si el asfalto se estuviera hundiendo cada vez más y el bache, yendo en coche, se nota y mucho”.
Nuestra lectora cree que “deberían de arreglarlo, porque ya se nota mucho y no creo que cueste mucho hacerlo”.  

6 comentarios:

Xurde dijo...

Nun suelo entrar muy darreu na estación de buses, pero por lo que veo nel vídeu ta que da pena. Que sucio, que abandonao.
Y lo de los relojes, de traca.

Anónimo dijo...

Si emutsa la hubiera cogido sabríamos que no estaría así

Anónimo dijo...

Lo de los relojes es tremendo. Llevan así más de un año y no han hecho nada por arreglarlos, o traer otros o algo. Señores de Fergubus, estamos en una ESTACIÓN donde el tiempo es oro, nunca mejor dicho.
Los relojes tienen una función importantísima, tanto para los viajeros como para los conductores y demás que pasen por allí.

Anónimo dijo...

me pregunto como se concedió y si pusieroni condiciones y mas... si les pusieroni alguien mira si ta cumpliéndoles, porque el manteninientu me paez que ye cosa de los gestores actuales, aunque recuerdo que aquí alguien dijo una vez que esto seria la cochera particular.

ciudadanu.

Anónimo dijo...

Ye una pena que nun se mire por algo de lo mas decente que tenemos, ya quisieren otres ciudades mas importantes tenerla.

ciudadanu.

Anónimo dijo...

"ya quisieren otres ciudades mas importantes tenerla"


Que envidia tienen que tener las otras ciudades importantes, sólo por eso ya merece la pena.