9/5/14

CÓMO HAN PASADO LOS AÑOS

Esta semana les ofrecemos una serie de imágenes de la zona norte del Parque Jovellanos (la del estanque) inéditas al menos en esta web.


Los terrenos que ocupa el parque Jovellanos eran en 1950 una sucesión de fincas de labranza en las que aún pastaba el ganado. Un hórreo y también algún cobertizo eran todas las construcciones que había. La Plaza de Abastos, situada a unos cien metros, llevaba medio siglo construida y en su entorno las edificaciones en altura comenzaban a proliferar. En ese escenario, el Ayuntamiento decidió dar un empuje meramente estético a la ciudad y se tomó la decisión de construir un parque. El proyecto fue encargado al arquitecto Luis Cuesta, que contó con la colaboración de un por entonces joven delineante que acababa de llegar al Consistorio, Orlando Menéndez, que posteriormente ejercería como jefe municipal de Obras y Servicios durante varias décadas. «La actuación se desarrolló con un enorme cariño», recuerda el funcionario, ya jubilado. El fruto de este esfuerzo fue recompensado unos años después, concretamente en 1964, cuando el Jovellanos recibió el premio al jardín más bonito y cuidado de Asturias. Inicialmente, el proyecto que vio la luz en 1951 únicamente recogía un espacio verde entre la que es ahora la calle Manuel Llaneza y la zona del auditorio, es decir, la mitad sur del actual parque. Entre 1954 y 1955, según explica el propio Orlando Menéndez, se abordó una ampliación hasta la actual calle Carreño Miranda, creando el espacio que tradicionalmente se conoce entre los mierenses por el estanque de los patos.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

"Orlando Menéndez, como muchos otros mierenses, ha sido testigo de la evolución del parque Jovellanos desde su inauguración hace seis décadas. Ahora bien, no todo han sido satisfacción. Cuando en 2005, coincidiendo con la última reforma, el Ayuntamiento planteó convertirlo en un parque «inglés», permitiendo el acceso a las zonas verdes, montó en cólera. «Es un parque urbano y los jardines son ornamentales, si se llega a ejecutar esa medida hubiera hecho cualquier animalada para evitarlo»."


Pues a mi me hubiera gustado más un parque estilo inglés, como los que hay en muchas ciudades, donde puedes tumbarte a leer un libro en el cesped sin miedo a echarte encima de una mierda de perro, y no como está ahora, que son jardines que no se pueden ni tocar, pero bueno, parece que se prefirió un parque para mirar para él más que para disfrutar.

Anónimo dijo...

toy totalmente de acuerdu con lo del parque ingles, mi duda ye si tamos tan educaos, pa que un parque asi se mime y cuide, pa facer lo que diz anonimu.


ciudadanu.

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo. Y ahora que van a hacer (sabe dios cuando) un parque en La Mayacina, debería ser inglés.
Y apuntaría que, al igual que la zona verde donde la Residencia de estudiantes, las zonas verdes del polígono también debería ser parque inglés.