23/5/14

CÓMO HAN PASADO LOS AÑOS

Los nostálgicos recordarán un edificio que hacía esquina entre las calles Numa Guilhou y Oñón. Se trataba de un edificio con cierto valor arquitectónico, de dos pisos y una especie de “sobrepiso” o buhardilla. El edificio en cuestión fue demolido hace no muchos años para construirse en su lugar un hotel que poco comparte, en lo que a estética se refiere, con aquel edificio.

La Casa Rectoral, por su parte, es un chalet modernista con fachada a dos calles y galería en un lateral. Esquina redondeada, con balcones y balaustrada en el piso superior. Dos pisos más ático sobre el portal, mirador en madera y cristal de tipo neogótico. Remata el ático una estructura triangular que flanquean unas agujas goticistas. Balaustrada de piedra a lo largo de la altura de la cornisa, de tipo modernista. 
Esta joya de la arquitectura se halla recogida en el Inventario de Patrimonio Arquitectónico de Asturias.

5 comentarios:

Xurde dijo...

Foto perguapa la del edificiu que había onde ta agora l'hotel.

Anónimo dijo...

pues que quereis que vos diga ye muuncho mas wapu el hotel que el otru edificiu que daba pena y dolor velu y vos lo diz un vecín de ahí de tola vida

Anónimo dijo...

daba pena y dolor porque no lo cuidaban, pero es una pena en mieres, como tiran (o tiraben porque ya no hay perres) edificios con valor arquitectónico para hacer bloques de ladrillo especulativo, lo guapo que sería mieres si hubiera intentado conservar o restaurar y dar uso estos edificios arquitectónicamente interesantes.

Anónimo dijo...

valor arquitectónico...la gente que imaginativa ye.

esto ye como el arte abstracto....cualquier dia sal un artista con una mierda pincha en un palu y decimos que tien un gran valor arquitectonicu-social-cultural-paisajisticu y pagamos 3 o 4 millones por ella...con esto lo mismo

Anónimo dijo...

El problema ye que en esti casu eso taba ya ahí, y por lo que se pagan 3 o 4 millones millones de euros ye por edificios de ladrillo con chapes por fuera.