14/11/14

USTED DENUNCIA: Mala comida en la residencia 'Valle del Caudal' / Una placa 'desaparecida'

Como cada semana, les ofrecemos dos nuevas denuncias enviadas por nuestros lectores. ¿Qué deben hacer para enviarnos sus denuncias y quejas, siempre que versen sobre asuntos relacionados con Mieres? Contactar con nosotros en elblogdelmierense@gmail.com, o también por vía Facebook o Twitter.
Pueden enviarnos escritos, vídeos, audios, imágenes, presentaciones en Power Point... Solo dos requisitos: la palabra ‘denuncia’ en el asunto del mail o del mensaje de Facebook o Twitter y, para los documentos gráficos, sí que pedimos que se adjunte una pequeña explicación de lo que se pretende denunciar.

*Entrada a la residencia.
“Indignada”. Así se muestra Celia en relación a algo relacionado con la residencia geriátrica Valle del Caudal, de titularidad pública y gestionada a través de un patronato creado ‘ad hoc’, a tal efecto. “El tema de las comidas está subcontratado a una empresa externa que es de lo peor que he visto en mi vida. Mi tío lleva ya varios meses en la residencia, después de esperar lo suyo para obtener plaza, y debo deciros que la comida va cada vez a peor. Desde pescado cargado de espinas, hasta macarrones requetecocidos pasando por tortillas hechas con una huevina que las asemeja más a pasteles que a tortillas o carne más cruda que cocinada y un sinfín más de platos que nadie, por muy sano que esté, comería, así que ni os cuento gente con más de ochenta años y con problemas de salud”.
“La gracia de todo esto es que el contrato de esa empresa vencía en mayo de este año. Se comunicó al Ayuntamiento que debían de hacerse nuevos pliegos para proceder a contratar otra. El Ayuntamiento no lo hizo y encima renovó el contrato con esta empresa por otro año más”. Por si todo esto fuera poco, Celia critica que “de poco sirve quejarte, ya que unos se pasan la pelota a otros y los ‘altos cargos’ pasan de ti”.
“La pregunta que yo me hago es si compensa por ahorrar cuatro duros mantener a nuestros mayores en una residencia donde se les da de comer de la manera que antes comentaba. Yo creo que no. Los hijos de mi tío ya le están buscando plaza en otra”.

“Desconozco en qué material estaba hecha, pero se ve que la han visto apetitosa y fácil de llevar y se la han llevado”. Con estas palabras se refiere Agustín a la placa que, puesta en un monolito, señalaba a todo el mundo que el parque público de Rioturbio se llama Emilio Murcia.
*La placa y el monolito donde estaba.
“La placa únicamente decía algo así como parque público: Emilio Murcia, pero era la única placa, el único sitio donde figuraba el nombre del parque”. “Quizás parezca una tontería, pero es más que nada por la rabia que da el ver que todo lo que sea de metal y esté fácil de quitar, desaparece. Aquí ya no solo va la placa, también van rejillas, tapas de alcantarillas, barandillas… No se llevan las farolas porque no pinta”.

2 comentarios:

Xandru dijo...

Si el servicio de comidas es tan deficiente y se ha renovado el contrato con la empresa por no tomarse la molestia en redactar unos nuevos pliegos es como para montan la de dios es cristo.

Xurde dijo...

Lo de la residencia ye algo de lo que escuché falar va tiempu a un conocíu míu que tien el so güelu aende.