30/1/15

LA TRIBUNA DE MONTERDE: La revolución Cajastur

Que la tecnología avanza a pasos agigantados es algo que ya nadie discute. Que pese a ello sigue ocasionando numerosos problemas y que a veces no tiene la más mínima utilidad, tampoco.
Esta semana me encontraba con más tecnología en un sitio donde nunca hubiera imaginado que harían algo así (aunque pensándolo bien, si ya lo hacen en las pescaderías, no debería haberme extrañado). Hablo de Cajastur y sus oficinas, revolucionadas desde hace unos días por la necesidad de que, para que te atiendan, tienes que sacar un número a partir de una pantalla táctil en la que se reflejan todas las posibles operaciones que el cliente puede realizar en el banco.
*Una  pantalla en la oficina de Cajastur de M. Llaneza.
Es algo sencillo para muchos de nosotros, los acostumbrados a tablets, móviles y ordenadores táctiles, pero aún hay mucha gente que vive al margen de todo ello, y a los que encontrarse con una pantalla táctil para sacar el correspondiente ticket les cuesta un mundo: la gente mayor.
Decía que no lo esperaba, porque en un banco las idas y venidas de gente son constantes durante toda la mañana. No es una pescadería que, a ratos, puede tener más o menos clientes y en la que es necesario poner orden a través del sistema de números.
El sistema Cajastur funciona bien, pero, en vez del orden de la pescadería, para mí lo que se busca es que la gente vaya lo menos posible al banco. De hecho, el propio ticket que imprime la máquina dice, literalmente que, “puede operar desde nuestra banca por Internet y desde nuestros cajeros sin necesidades de espera”.
Resulta también curioso, al margen de su funcionamiento, que esto llegue después de unos cuantos meses de recortes tanto en personal como en todo lo que rodeaba a la entidad (obra social, centros culturales, patrocinios…). Se ve que no había dinero para todo ello, pero sí para pantallas táctiles, rollos de papel, tinta y plasmas, para una cosa que, insisto, no era para nada necesaria.
Supongo que no es más que otra medida de esas muchas extrañas que la que antes era una caja cien por cien asturiana ha tomado desde su integración en Liberbank y dentro del proceso de ‘desasturianización’ a la que la están sometiendo. 



3 comentarios:

Xurde dijo...

Y les máquines táctiles del HUCA tan desembarcando nel Álvarez Buylla. Aviso.

Anónimo dijo...

lo que ye de traca de los bancos ye lo de que pa pagar recibos sólo tienes un par de hores al día dos o tres días al mes, nadie lo entiende, bueno si, se entiende porque te quieren coaccionar para que te abras una cuenta.

Anónimo dijo...

CAJASTUR YA NO ES CAJASTUR ES LIBERBANK. TIENEN TANTO DE ASTURIANO COMO ARTUR MAS.