30/1/15

PEQUEÑAS SEMBLANZAS DE GRANDES MIERENSES: Marcelino Escudero

Nacido en Turón en 1951, Marcelino Escudero García se contagió desde su infancia del ambiente minero e industrial que reinaba en el valle. A los dieciocho años de edad entró como ‘guaje’ en el Pozo San José, iniciando así una vida laboral muy vinculada a la mina.
*Marcelino Escudero.
Compaginó su trabajo en San José con sus estudios y, acabado el bachillerato, se matriculó en la Escuela de Ingenieros Técnicos de Minas de Mieres, donde se tituló en 1975.
Siguió trabajando en las minas, pasando ahora por Barredo y María Luisa, y siguió estudiando, licenciándose en Derecho en el año 1993.
En torno a ese año dejó la mina y pasó a trabajar en los servicios centrales de Hunosa. Tras una dura enfermedad, abandonó Hunosa para dedicarse a la política municipal de la mano del PSOE, llegando a ser edil de personal.
Se implicó también en numerosas actividades culturales. Así, colaboró con Radio Parpayuela, dirigió el Coro Minero de Turón y se lanzó a promover la recuperación del pozo Fortuna, a través del Foro creado a tal efecto y que él presidía.
La mina siguió atrayéndolo, aunque desde una perspectiva distinta. Realizó numerosas investigaciones acerca del patrimonio industrial del valle de Turón, y las plasmó en “La herencia minera del Valle de Turón”, que abarca desde el siglo XIX hasta el año 2005, en el que se publicó la obra.
Falleció el 14 de enero de 2009, a consecuencia de la misma enfermedad que llevaba arrastrando desde hacía varios años.
Un año después, y tras una intensa colecta, sus vecinos de Turón le homenajeaban con un busto en bronce que puede verse en la Primera de San José, al lado del monumento a los mineros fallecidos. 

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Lleí va unos años "La herencia minera del Valle de Turón" y tengo que reconocer que ye una obra imprescindible que cualquier turonés o cualquiera vinculau con el valle tendría que lleer.
Muy recomendable y con una redacción y estructura perfectes.

Anónimo dijo...

Que gran persona. Además de sus esfuerzos por lo colectivo sobre todo era una buena persona.

Anónimo dijo...

Yo tuve la suerte de conocerlo en persona en Barredo. Gran compañero y una grandísima persona.