27/3/15

NUESTROS SECRETOS: Caleyando por el verdadero 'Mieres para vivir'

“Un lugar para vivir” es una sección que a ustedes les gusta y a nosotros nos encanta, porque nos encanta conocer todos esos pueblos, aldeas o caseríos que semana a semana les mostramos y nos encanta conocer a sus gentes.
Sin embargo, esa no es la única premisa de “Un lugar para vivir”. La idea desde un principio fue, además de mostrar todos estos rincones del ‘Mieres para vivir’ de verdad, enseñar que se puede hacer deporte a coste cero.
Los pueblos se visitan, sin seguir orden alguno, desde mayo a octubre, siempre a pie o sobre dos ruedas (bicicletas). Jamás en coche (pues rompería la premisa de la que hablábamos antes de hacer deporte sin gastar nada).
Siempre que podemos charlar con alguien lo hacemos, pues es la mejor forma de conocer de verdad un lugar. Es frecuente que nos den algo (pese a que nos da una rabia tremenda). En estos años hemos vuelto a casa con piescos, uvas o higos chumbos e incluso, con un arbolín de membrillo que nos dieron en tiesto y que este año va a dar sus primeros membrillos.
Esa es la parte buena, pero, como todo, los pueblos también tienen una parte mala que de vez en cuando se nos muestra. Dentro de ella están, en primer lugar, los perros y la creencia de que por estar en un pueblo pueden estar sueltos haciendo lo que les dé la gana. De momento no nos ha caído ningún mordisco. Toquemos madera.
La segunda cosa mala es la desconfianza. Siempre toca, una o dos veces por temporada, conocer algún pueblo donde lo primero que preguntan, al vernos sacar fotos, es si es para ir a robar o alguna burrada semejante. Cuando se les cuenta el por qué tienden a calmarse. No obstante, es en parte comprensible, porque los robos en la zona rural están a la orden del día.
El agua es otro peligro potencial. No el de la lluvia, sino el de las fuentes. El año pasado Plauto se vio infectado por una bacteria (e. coli) que le llevó a estar hospitalizado durante una semana. El dicho de que agua corriente no mata a la gente no siempre es verdad y es algo que tendremos en cuenta de cara a la nueva temporada.
Por lo demás, repetimos que nos encanta recorrer lo que para nosotros es el verdadero Mieres para vivir. Volveremos en un mes, más o menos, a salir por ahí, sin ruta fija, pero respetando siempre cierta proporcionalidad entre las parroquias (siempre tratamos de visitar pueblos de todas las parroquias del concejo).

No hay comentarios: