19/6/15

LA TRIBUNA DE MONTERDE: Ahí siguen los vertederos piratas

No es nada nuevo el tema de esta semana para aquellos que entren en el blog con asiduidad. Lo comentaba con Plauto y él me señalaba que eran varios los casos de vertederos ilegales denunciados tanto por lectores como por nosotros, los ‘columnistas’ en esta página desde sus inicios. Y que muchos de ellos aún siguen usándose como tal.
Ello vino a raíz de que, hace unos días, de vuelta por la zona de El Carrilón, a escasos metros de Mieres, observé uno de esos vertederos, justo bajo una curva que hace la carretera a la altura del viejo merendero de El Chorru. Un vertedero que había pasado desapercibido por la maleza, pero que ahora, después de que los operarios del tendido eléctrico desbrozaran la zona, ha quedado totalmente expuesto. Colchones, macetas, mesas, materiales de construcción… De todo un poco, como suele ocurrir.
Me comentaba Plauto, que conoce bien todo lo que es la zona rural del concejo, que esto es mucho más frecuente de lo que se cree y que cualquier sitio vale, incluso en la zona más alta y remota de un monte.
*El vertedero pirata, en las inmediaciones de El Carrilón.
Tras conversar con él, me metí en internet y tiré de hemeroteca. Se acabaron con 40 en el 2010, con 22 en el 2011, con 18 vertederos en el año 2012 y 30 en la primera mitad del 2013. De ahí a hoy, no hay dato alguno. No voy a entrar en ello.
Sí encontraba, en la web municipal, un documento muy interesante, con unos años de antigüedad, que alertaba de lo complicado que es erradicar todos los que hay por cuatro razones:
-1) Muchos de ellos ‘renacen’ después de haber sido eliminados (sí, la misma gente guarra que en su día comenzó a tirar basura, sigue haciéndolo después de que se limpie la zona, con lo que volvemos a lo mismo).
-2) Falta de medios. El documento, de la Agenda 21 (una especie de comisión que tiene el Ayuntamiento para temas medioambientales y en la que participan otras entidades y organismos) reconoce que muchos de estos vertederos son inaccesibles y que los medios de los que se disponen son insuficientes.
-3) El coste y la imposibilidad de recuperarlo. Quien acaba pagando es el Ayuntamiento. Sí. El Ayuntamiento acaba pagando el coste de la limpieza y quienes ensucian se van de rositas, pues es casi imposible sancionar o multar por tal conducta.
-4) El mantenimiento de la zona. En los vertederos recuperados se habían colocado señales de “prohibido verter basuras, bajo multa de xxx euros”. El documento revela la insuficiencia de estas señales. ¿Quién va a controlar que no se tire más basura? Sencillamente, nadie.
Un problema difícil de solucionar, que da mucha rabia: quien lo hace, no lo paga y puede ‘reincidir’ como si nada. Una lucha que va a durar mucho tiempo pero que, quién quita, ojalá algún día sirva para que el concejo llegue a estar libre de vertederos piratas. 

1 comentario:

Anónimo dijo...

hay un montón de vertederos ilegales, además de ese que se apunta, siguiendo el camino por la pista forestal, casi al terminar hay otro vertedero que está al lado del camino y que periódicamente alguien rellena con restos de obra.