25/9/15

LA TRIBUNA DE MONTERDE: Abandona tu coche... ¡Y no pagues!

Hay gente que tiene mucho morro a la par que ingenio combinado con grandes dosis de vagancia. Ejemplo de ello es el del propietario de este coche, un Ford Fiesta de hace ya un par de décadas, que apareció de la nada aparcado en Oñón con las trazas que se ven en la foto: sin matrículas, sin un retrovisor, sin parachoques y, lo más curioso, sin intermitentes laterales y frontales.
Fue hace ya algunas semanas y, como toca en estos casos, los agentes de la Policía Local no tardaron en pegarle un aviso de retirada y depósito al llevar unos cuantos días sin moverse de Oñón (lo cual era difícil, porque, además, tenía dos ruedas pinchadas).
Estuvo varios días en Oñón y puede que aún siga, hasta que se produzca su retirada definitiva al depósito de El Norte. Desde que apareció podrían contarse por decenas el número de curiosos que se asomaron a fisgar qué tenía y qué no tenía, e incluso hubo alguno que intentó verle el número de bastidor (lo que no tengo claro es para qué).
*El Ford Fiesta, abandonado en Oñón.
22 fueron los vehículos abandonados en todo Mieres a lo largo del 2014, pero el problema no es que se abandonen, sino que al final sus dueños acaban yéndose de rositas y sin pagar muchas cosas...
En primer lugar, solo la retirada y traslado del vehículo al depósito devenga una tasa de casi 64 euros. Y una vez en el depósito, el vehículo sigue generando una tasa de casi 13 euros diarios. Pero ninguno de los que abandona un coche en cualquier calle o aparcamiento del concejo acaba pagando, económicamente hablando, por ello. Era algo que me temía y que me confirmaba hace unos meses un agente.   
Así es. No se busca a quien abandona su vehículo en un espacio público para reclamarle los gastos que ha acarreado el tener que subirlo a una grúa y llevarlo al depósito. Y no se hace porque o bien los coches llegan sin matrícula, o, teniéndola, se vuelve muy complicado seguir el hilo hasta dar con los propietarios en el momento de abandonar el vehículo.
Y puede parecer poco, pero si se multiplican esos 64 euros por los 22 vehículos retirados el año pasado, tendríamos unos 1.400 euros de recaudación que no vendrían nada mal. Hablo de la tasa de los 64 euros, porque me parece que es lo mínimo que debería pagar alguien que deja en un espacio público un vehículo abandonado y que es la misma que paga cualquier ciudadano si solicita al Ayuntamiento que se lleve su vehículo al depósito municipal.
La vida del vehículo abandonado termina en el depósito, donde puede llegar a pasar unos muchos años, antes de que se mande a desguace, formando parte de una colección de vehículos al más puro estilo de aquella que Quirós Estremera dejó perderse en los jardines del Palacio del Conde del Real Agrado de San Martín de Podes.
De todas formas, creo que es bastante más preferible abandonar un coche que no te sirve en plena vía pública que tirarlo por una mata, que es algo que se hacía antes y que, poco a poco, va erradicándose. En algo vamos mejorando…

2 comentarios:

Xurde dijo...

Xustamente fijeme güei n'esti coche, que aparqué n'esi aparcamientu. Ta fechu trices el probe. Lo raro ye que la 'pegatina' que yos ponen ta fechá (lo poco que queda) del 27 de julio. Tenía entendío que tardaben un mes ente que poníen la pegatina y lu retiraben. ¿Qué pasará con esti forucu?
Lo de que marchen sin pagar, que ye'l tema la crónica, entiendo que deberíen buscar al propietariu por cualquier mediu. Claro, que habrá coches robaos, o vendíos sin cambiar titulares que entorpecerán un poco to'l rollu. Supongo que nun lo fadrán por eso.

Felipe dijo...

¿Tanto costará llamar a un desguace para que se haga cargo? Hace dos años falleció mi suegro y tenía un Renault 11 viejísimo, que llevaba ya varios años parao y ni arrancaba. Llamamos a un desguace que está entre Oviedo y Siero y creo recordar que por 48 euros se lo llevaron. Menos de lo que cuesta pedir la retirada por el ayuntamiento.