22/1/16

PEQUEÑAS SEMBLANZAS DE GRANDES MIERENSES: Mercedes Castañón Arango

Mercedes Castañón Arango nació en La Peña en el año 1927. Hija de un artesano madreñero y de una vendedora de la plaza, salió de la escuela de la zona, en 1941, para ayudar a su padre con el barnizado y decorado de las madreñas.
En esa época la familia se mudó a Requejo, comenzando ella a ir a las clases de Comercio que un experto en matemáticas impartía en Oñón, y convalidables por las materias de la carrera mediante los oportunos exámenes en Oviedo.  No llegó a terminar la carrera, ya que en 1946, cuando estaba en el último año, se casó con Nicolás Moreno, un protésico dental  muy conocido en la villa.
*Mercedes (sentada) conversando con una mujer en La Pasera.
Ya casada, y con un hijo, Mercedes decidió hacerse matrona y practicante. Para ello, a sus veinticuatro años realizó, durante dos años, varios estudios en Oviedo, Madrid y Valladolid.
Tras sus prácticas en la Gota de Leche en Gijón, en el año 1954, entró en la Seguridad Social, con destino Mieres, en 1956. Comenzaba su etapa como matrona de domicilio y de ambulatorio. Fueron muchos los partos que atendió en zonas rurales del concejo, como Cenera, La Peña o La Güeria de San Xuan.
Su próspera situación económica le permitió, junto a su marido, comprar un solar en la calle Escuela de Capataces, en el que construyeron un edificio de tres pisos, mudándose la familia (para aquel entonces, Mercedes tenía dos hijas más) a uno de ellos y alquilando los otros dos.
En 1972 entró a formar parte de la plantilla del hospital comarcal, en donde permaneció hasta su jubilación, en 1997.
En la actualidad, viuda desde el 2002, y tras haber perdido a su hijo, Mercedes sigue viviendo en Mieres, donde se la puede ver paseando por La Pasera a su salida de misa o tomando un café en el Casino.
Con base en sus anotaciones, calcula que ayudó a venir al mundo a más de 2.500 mierenses en los cuarenta años en los que ejerció una profesión que marcó su vida y le dejó muy gratos recuerdos.  

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Buena mujer. Muy dicharachera y dispuesta a charlar un rato allá donde te la encuentres.

Anónimo dijo...

Gran mujer , mejor madre y sobre todo excepcional abuela un abrazo Mercedes para tí y todos los tuyos !!!!!