15/1/16

PEQUEÑAS SEMBLANZAS DE GRANDES MIERENSES: Julián Burgos Pascual

Julián Burgos Pascual nació el 1 de abril de 1926 en Mieres, en una vivienda situada en la calle Ramón y Cajal. De familia relojera, estudió en el Aniceto Sela, el colegio La Salle y en la Academia Lastra.
Interesado por el comercio, y siempre dedicado a profesiones liberales, decidió titularse como Perito Mercantil en Oviedo, en 1947 y, dos años después, en Bilbao, en 1949, consigue su título de Intendente Mercantil.
La muerte de su progenitor al poco de obtener este último título le obligó a volver a Mieres a hacerse cargo de la relojería familiar, ubicada en aquel entonces en los bajos del popular chalet de Villada. Su vuelta a Mieres hizo, además, que conociera a una mujer con la que acabó casándose y teniendo dos hijos.
*Julián Burgos Pascual.
Durante sus treinta y siete años al frente de la relojería prosiguió estudiando, licenciándose y doctorándose en Ciencias Económicas y Empresariales y obteniendo, además otros títulos como el de Agente de la Propiedad Inmobiliaria.
Siendo joven comenzó también a interesarse por la lengua que la gente usaba en los distintos puntos de Asturias. Así, fue anotando todo ese léxico, logrando un fichero con más de 150.000 términos en asturiano. Su curiosidad por el léxico asturiano se completaba por su afición a la literatura en bable. Todo ello, unido a su excelente manejo de la ironía y del desparpajo, le llevó a lanzarse a escribir monólogos en asturiano. Calcula que escribió unos 6.500, parte de los cuales se publicaron en el libro Hailos, que reunía muchos de los publicados con anterioridad en los tres tomos de Humor en bable. Entre ellos está el monólogo más largo escrito en bable, el Afayau del Nueu Mundiu, con más de 5.200 versos.
Es el autor de centenares de fábulas en asturiano, poesías con toques humorísticos y numerosos cuentos y relatos en asturiano que solo él conserva, pues siempre ha sido muy reacio a publicar cosas.
En la actualidad, Julián, jubilado desde hace casi dos décadas, sigue viviendo en Mieres, donde es socio de prácticamente todos las asociaciones de índole cultural. Ganador de numerosos premios literarios (el Teodoro Cuesta de Mieres, en 1978, o el Alarcos Llorach concedido por el Aula de Paz Camín de Mieres), sigue escribiendo poesía y prosa en asturiano con esa ironía y desparpajo que han caracterizado toda su obra.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Un gran personaje,educado, culto,muy al tanto de todo lo que ocurre en mieres y un claro ejemplo de amor a su mieres natal puesto que sigue viviendo aquí y no como todos los exalcaldes que perdieron el culo para irse a oviedo. Un saludo: JEROMIN.

Eva dijo...

¿Es el padre del genial historiador Ernesto Burgos?

Anónimo dijo...

No,es tio carnal de Ernesto Burgos ,otro prohombre de nuestro mieres. Un saludo: JEROMIN.

Felipe dijo...

Buen tipo. Yo lo conozco desde hace años, ya desde que tenía abierta su relojería y confirmo lo que apunta Jeromín: está al tanto de todo lo que pasa en el concejo, con una memoria tan lúcida y tan curiosa como la ha tenido siempre.

Anónimo dijo...

EXCELENTE persona. Un paisano de la cabeza a los pies.

Julio Ruiz dijo...

Julián Burgos fue cliente mío hace muchos años -es algo mayor que yo- y me precio de haber sido amigos. Un hombre culto, respetuoso, afable, un señor, una gran persona. Aunque me regaló un libro de poesías, ignoraba lo que he leído aquí, en El Blog de Mieres, me ha alegrado el día. Un abrazo fuerte, Julián, y que vivas muchos años más, tantos como mereces.
Julio Ruiz Miranda