29/1/16

PEQUEÑAS SEMBLANZAS DE GRANDES MIERENSES: José Fernández Sánchez

José Fernández Sánchez nació en Ablaña el 16 de febrero de 1925. Hijo de padre minero, su infancia transcurrió como la de cualquier niño de la época, yendo a clase a la escuela del pueblo.
*José Fernández Sánchez.
Aquella tranquilidad fue truncada en el año 1937 por el asesinato de su padre en plena Guerra Civil. Fue entonces cuando se vio obligado a ingresar en el orfelinato miliciano Alfredo Coto, en Gijón, con otro de sus hermanos. Todos los domingos su madre iba a visitarlo, hasta que uno de ellos le anunció que quería irse a Rusia, escapando de la contienda y las penurias que se vivían en España.
Sin darle más explicaciones, ni despedirse de manera formal de ella, se embarcó junto a uno de sus hermanos a bordo de un buque que llegó a Leningrado el 4 de octubre de 1937 cargado de niños que escapaban de la Guerra.
Vivió con muchos más niños y jóvenes en casas cuyas familias se encargaban de acogerlos y darles unos estudios. Él se decantó por Bibliografía, y ello le sirvió para trabajar en la Biblioteca Nacional Lenin y en Radio Moscú. Además, su buen dominio de la lengua rusa le valió para irse a La Habana como traductor de los asesores militares rusos que allí se encontraban, entre 1961 y 1964.
Se decidió a volver a España cuando vio que las cosas parecían ir un poco mejor, en 1971 y lo hizo acompañado de su esposa (de nacionalidad rusa) y sus dos hijos.
Al poco de llegar, fue llamado por la Universidad Autónoma de Madrid para dar clase de culturas eslavas y en 1972 fue contratado por la Biblioteca Nacional, donde trabajó hasta su jubilación traduciendo obras de autores rusos.
Escribió mucho sobre su vida en varias obras, una de ellas Cuando el mundo era Ablaña, que presentó en el pueblo en el que nació a principios de los 90. Fue una vuelta a casa que vivió con emoción. Sus amigos de Mieres recuerdan que siempre les insistía en que si encontraban una casa en venta con algo de terreno en la zona de Ablaña, le avisaran.
Falleció el 13 de noviembre de 2011, a los 86 años de edad, tras una larga enfermedad.

2 comentarios:

Eva dijo...

Tremenda historia personal.

Anónimo dijo...

Los niños que llevaron a Rusia con la connivencia del gobierno ruso eran los futuros dirigentes,previamente estudiados y adoctrinados,para dirigir España en caso de que la republica ganase la guerra. Un repaso a la historia real nos venia bien y no a la manipulada.