15/4/16

CRÓNICA NEGRA MIERENSE: El crimen de La Veguina (2001)

Mediodía del 18 de septiembre de 2001. Luis Rodríguez, natural y vecino de Turón, de 66 años, se encuentra, como cualquier día, trabajando en su peluquería, situada en el número 56 de la calle Rafael del Riego, en La Veguina. Un cliente se encontraba con él.
*El número 56 de la calle Rafael del Riego.
Al establecimiento entra D. F., de 32 años, también vecino de Turón. Lleva un hacha en la mano, cuyo filo hunde en la cabeza del barbero para, posteriormente, propinarle varios hachazos en el pecho. Sale del local y espera fuera. Médicos del ambulatorio de La Cuadriella se desplazan con rapidez al establecimiento, pero no logran hacer nada por Luis, que permanece tendido en el establecimiento, con varios charcos de sangre en torno a él. Una ambulancia se lo lleva al Álvarez Buylla, donde nada pueden hacer por su vida.
Este es el relato fáctico de un crimen que conmocionó, hace casi quince años, al valle de Turón. No en vano, Luis era un profesional muy conocido en su valle, con un establecimiento que llevaba abierto al público varias décadas.
D.F. recibía en aquellos momentos tratamiento psiquiátrico por una esquizofrenia paranoide y era consumidor habitual de sustancias psicotrópicas y alcohol. Había estado también ingresado por sus problemas de salud mental en un centro psiquiátrico.
El juicio, desarrollado ante tribunal del jurado, tuvo lugar en abril de 2003. La Audiencia Provincial declaró probados los hechos antes narrados, pero absolvió a D.F. del asesinato que le venía siendo imputado, al entender que concurría una eximente de responsabilidad criminal basada en la alteración psíquica que sufría y que le impidió conocer, en el momento de cometer el delito, el alcance de lo que estaba llevando a cabo. Fue condenado a estar ingresado durante 15 años en un centro psiquiátrico y a indemnizar con 76.000 euros a la mujer e hijas de Luis.
El establecimiento en el que ocurrieron los hechos se encuentra a día de hoy sin actividad alguna y en venta.

No hay comentarios: