10/6/16

DEBATE EN TRES PREGUNTAS: De los controles sobre la venta de alcohol a menores

La Policía Local ha denunciado a dos locales hosteleros del centro de Mieres por infringir la Ley de Atención Integral en Materia de Drogas y Bebidas Alcohólicas, vendiendo alcohol a menores de edad, algo calificado como una infracción grave en el texto legal.
No es el primer control de venta de alcohol a menores que termina con denuncias en los últimos meses.
Esta noticia, una de las más destacadas de la semana, centra el “Debate en tres preguntas” de esta edición:
*Establecimientos hosteleros en la calle Fuente les Xanes.

-A su juicio, ¿son adecuados y suficientes estos controles periódicos?

-También desde su punto de vista, ¿son controles preventivos o recaudatorios?

-¿Debería aumentarse el número y la frecuencia en que se realizan este tipo de controles? 

El debate se vertebra sobre estas tres cuestiones. Pueden darles respuesta y comentar lo que deseen en torno al tema, de las siguientes tres formas:
1) Con un comentario bajo esta entrada. (Pinchar en comentarios. Si no se desea dar datos, publicar como anónimo).
2) Con un comentario en nuestro muro de Facebook o Twitter. Se publicará íntegra e inmediatamente sin dar señas del autor.
3) Con un correo a elblogdelmierense@gmail.com que se publicará íntegra e inmediatamente sin dar señas del autor.
Nos gusta que expresen sus opiniones, siempre desde el respeto y las buenas formas.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Me parecen bien ese tipo de controles preventivos y pienso que no son para nada recaudatorios.Ya se cuidará el hostelero de cumplir la norma sabiendo que se le puede estar vigilando. Un saludo: JEROMIN.

Anónimo dijo...

Deberían hacer controles en serio. Para nadie es desconocido que se vende alcohol a menores tanto en establecimientos del centro como no tan del centro e incluso en supermercados. Sin embargo suelen hacer la vista gorda y de vez en cuando dan un golpe para salir en prensa y parecer que hacen controles.

Felipe dijo...

El problema del alcohol y los menores no ye que lo vendan, ye que los menores consumen luego como si no tuvieran fondo, y de ahí vienen comas etílicos, destrozos en calles y demás. Los padres tampoco controlen como teníen que controlar a los hijos. Había de ser antes...