1/7/16

CRÓNICA NEGRA MIERENSE: La desaparición de Etelvina García (1984)

Etelvina García era viuda y vivía en una casa de dos plantas en Santo Emiliano, en la Güeria de San Xuan.
El 15 de noviembre de 1984 salió en torno a las nueve de la noche del bar “El Paso”, con su bata, su toquilla, un gorro verde y sus madreñas, después de haber estado un rato en el bar, viendo la televisión. El bar estaba muy próximo a su casa.
Al día siguiente, un vecino de Etelvina se percató de que su ganado se encontraba sin atender, algo extraño en ella. Fueron a buscarla a su casa y encontraron en la escalera un cinturón. Apareció también un pendiente de ella en un camino vecinal.
Se dio la voz de alarma y agentes de la Guardia Civil se personaron en el lugar, tratando de encontrar algún indicio. En su casa todo estaba ordenado y sus pertenencias se encontraban allí. Además, una vecina aseguraba haberla visto atendiendo el ganado pocas horas después de haber salido del bar.
*Artículo aparecido en "El País".
En los días posteriores llegaron al pueblo perros adiestrados e, incluso, ‘boys scouts’, que rastrearon la carretera, fincas, matorrales… Tampoco se encontró algún indicio o pista que indicase qué había pasado con Etelvina. Únicamente, según comentaron algunos vecinos, los perros encontraron un rastro, que pudo haber sido el de Etelvina, que se perdía en la cantera de Santo Emiliano.
La hipótesis que apuntaron en aquel momento los investigadores era la siguiente: Etelvina había sido atacada al salir del bar, en plena carretera de Santo Emiliano. Dado que era una mujer fuerte se manejó la idea de que habían sido, al menos, dos personas, y que la habían trasladado a algún lugar en coche o furgoneta. Sin embargo quedaba una pregunta en el aire: ¿cuál había sido el móvil de la misteriosa desaparición?
Etelvina era una mujer tranquila, querida en el pueblo y muy entregada al ganado (tanto que antes de su desaparición había llegado a acudir a videntes para que le ‘averiguasen’ dónde se encontraba una vaca que había perdido).
En su desesperación los familiares de Etelvina acudieron a otra vidente a principios de enero de 1985. La vidente declaró que la mujer había pasado viva aquellas Navidades. No se llegó a confirmar. La familia llegó incluso a acudir al programa de Paco Lobatón en TVE, sin éxito. 
No fue un secuestro, ya que nadie contactó con los familiares para pedir un rescate, pero tampoco aparecieron pistas sólidas, pruebas contundentes que permitieran saber qué había pasado con esta mujer, cuyo rastro se perdió hace casi treinta y dos años y misteriosamente en la Güeria de San Xuan.

1 comentario:

Felipe dijo...

Un misteriu. Quizá hoy con los avances que hay de drones, y histories de eses hubiera sido más fácil rastrear la zona de la cantera y eses zones escarbaes de ente Mieres y Langreo.