30/9/16

LA TRIBUNA DE MONTERDE: Ordenando la limpieza

Siero ha hecho algo grande este verano: aprobar su primera ordenanza de limpieza y recogida de residuos. Una ordenanza que todos los ayuntamientos asturianos deberían tener y que muchos, como el de Mieres, no tienen.
La ordenanza sierense busca tener un concejo limpio y hacer que paguen aquellos que contaminan o ensucian. Para ello, recoge una serie de sanciones, que oscilan entre los 750 y los 3.000 euros (reducibles al 50% por pronto pago) asociadas a diversas conductas incívicas, entre ellas, tirar basura desde vehículos, sacudir ropa o alfombras a la vía pública fuera de las horas establecidas para ello, escupir, orinar o defecar en la calle, tirar basura en cualquier vía pública o colocar tendederos en fachadas exteriores que den a la calle, por poner algunos ejemplos. La norma apuesta también por invitar al reciclaje y a la recogida selectiva de residuos domésticos y fija, además, diversas sanciones para todo aquel que abandone el cadáver de un animal en la calle o en un contenedor, estableciendo como obligatorio que los dueños los lleven a los correspondientes centros autorizados para tratar con cadáveres de animales.
*Bolsas de basura en torno a un contenedor.
Decía antes que todos los ayuntamientos deberían tener una ordenanza de estas características e imagino que ya habrán entendido por qué. Como ven, todas las conductas que les he enumerado se dan habitualmente en cualquier municipio, sea Siero, Mieres, Langreo o Aller. En el caso del nuestro, no hay ninguna ordenanza específica dedicada a estas cuestiones, más allá de lo relativo a los perros y la recogida de sus excrementos. Quizás por ello sea bastante frecuente salir a la calle y ver gente escupiendo, que te sacudan pelos y pelusas desde un cuarto piso a las cinco de la tarde (el horario de sacudida a la vía pública es de 22:00 a 10:00, si no me equivoco), encontrar basura en torno a una papelera que no está llena, o, también frecuente, especialmente en la zona rural, abrir un contenedor y encontrarte con que a alguien se le ha muerto un animal (un gato, una gallina…) y ha tirado el cadáver al contenedor, metido de mala manera en una bolsa. Quizás lo más difícil de adaptar a Mieres de la normativa de Siero sea lo de los tendederos, ya que se cuentan por miles los tendederos que, en muchos barrios de Mieres, dan a plazoletas o calles poco transitadas, pero que no dejan de ser vías públicas. Puede que sea, en ese sentido, lo más complicado de transponer.
Una ordenanza de este tipo, necesita, sin embargo, un control efectivo. Sabemos que se multa a quienes no recogen los excrementos de sus perros o no los llevan identificados con microchip. ¿A cuántos conocen que hacen lo uno o lo otro, o las dos cosas, y no han sido multados? Dando la vuelta, ¿a cuántos conocen que hayan sido multados por alguna cosa de estas? De nada sirve tener ciertas medidas si luego se levanta mucho la vista y se sigue tolerando y permitiendo. Habrá que ver cómo le va a Siero con esto. De todas formas, el primer paso, que es aprobar la ordenanza, ya lo han dado, para envidia de los que vivimos en concejos en los que, como Mieres, ser sucio e incívico sale gratis. 

8 comentarios:

Felipe dijo...

Plenamente de acuerdo con todo. Y me atrevería a decir que urge en Mieres una ordenanza así. Los horarios de sacudir a la calle no los cumple ni el tato y ni hablar lo de escupir y hacer cosas mayores en plena calle.

Anónimo dijo...

Si hubiera una ordenanza como esa de Siero, en Mieres se forraban recaudando. Veo a Aníbal tomando nota.

Anónimo dijo...

Y ya que se habla de ordenanzas que deberían copiarse a otros sitios y de las barreras arquitectónicas en el debate, me pregunto lo siguiente: ¿cuándo una ordenanza de terrazas digna, tipo la de Oviedo, coherente con el imposible uso privativo de aceras enteras, dejando reducidos espacios de paso que se vuelven imposibles para invidentes, minusválidos o personas con movilidad reducida? ¿Para cuándo?

IRUN dijo...

Yo añado una conducta más que debería ser sancionada: tirar colillas desde los pisos. El otro día conduciendo por la zona de Bazuelo-Barredo me cayó sobre la luna una colilla sin apagar. No es la primera vez que me pasa. Pido a los señores fumadores de esa calle que fumen... ¡Con un cenicero en la mano coño!

Llaneza dijo...

Eso estaría bien, también que alguno tenga un poco de civismo, mismamente así a bote pronto: que sepan que los carteles de la zona de perros del río no es un panel para hacer graffitis, que sepan que las jardineras no son para volcarlas o que sepan que las estatuas no son para coleccionismo particular como pasó hace unos años con el piruleru.

Anónimo dijo...

Totalmente cierto vivo en esa calle y sufro ese problema diariamente tengo una terraza en la que tiendo ropa y sino es ceniza son pipas. es una vergüenza que haya gente así y en este caso no creo que pagan la culpa los niños son gente adulta y según quieren aparentar educada para mi dejan mucho que desear.

Anónimo dijo...

Las personas tenemos un comportamiento muy normalito y cínico cuando estamos a la vista de todos y otro muy diferente cuando nos ampara la impunidad..cuando creemos que nadie nos ve...despues está el tema educativo...fijense en ciudades como Oviedo...colillas en la calle es dificil verlas porque no se tiran o porque funciona bien el servicio de limpieza. Camaras en las calles y a controlar el personal y así se educa. Un saludo: JEROMIN.

IRUN dijo...

Lo de la calle es en la Fray Paulino, a la altura del instituto. Digo Barredo/Bazuelo porque no soy de aquí y la verdad es que no distingo mucho los barrios.
De acuerdo, por lo demás, con Jeromin.