28/10/16

PEQUEÑAS SEMBLANZAS DE GRANDES MIERENSES: Víctor Manuel San José

Víctor Manuel San José Sánchez nació en Mieres el 7 de julio de 1947. Hijo de Jesús, ferroviario, y Felicita, comerciante, pasó su infancia en Les Cases de Efrén, en las proximidades del Puente La Perra.
Ya desde niño comenzó a dar muestras de su talento musical. Así, con siete años, imitaba a Joselito, y con nueve, aprendía a tocar la armónica. Su regalo de Reyes, cuando tenía once años, fue una guitarra, guitarra que le permitió, con doce años, componer su primera canción: Tendré tu amor.
Tras participar en diversos concursos locales de canción, en 1963 se convirtió en el cantante de la orquesta Bossa Nova, labor que compaginaba con sus pinitos futbolísticos en el Caudal Deportivo y su equipo juvenil. Era también miembro, desde sus inicios, de la Asociación Cultural ‘La Cucaracha’, fundada por varios jóvenes del concejo a comienzos de los años 60.
*Víctor Manuel San José.
Decidido a buscar grandes oportunidades, en 1964 se trasladó a Madrid, donde estudió solfeo, piano y canto, participando rápidamente en diversos programas de televisión y radio y grabando sus primeros temas en 1965. Algunos mostraban en él una ideología próxima al franquismo, algo que con el paso de los años cambió, convirtiéndose y demostrándolo a través de sus temas, en un activista de izquierdas.
La recta final de los años sesenta y el primer lustro de los setenta le suponen un no parar de actuaciones, grabaciones y la publicación de sus primeros discos. En 1972 se casó, además, con Ana Belén.
Su carrera musical se consolidó en los años 80, en los que además se lanzó a la aventura de producir cine, con varios títulos entre 1987 y 1993. Tras esta experiencia, se centró nuevamente en el ámbito musical. En 2008 publicó su último disco, No hay nada mejor que escribir una canción. Desde entonces, no ha parado de dar conciertos repasando sus temas más míticos, dentro de la gira 50 años no es nada.
Padre de dos hijos, Víctor Manuel ha hecho cuantiosos regalos, en forma de canción, al concejo. El más significativo, La romería, dedicada a la fiesta de los Mártires de Cuna, y convertida casi en el himno de los festejos en honor a San Cosme y San Damián.
Siempre ha hablado claro sobre sus orígenes y ha llevado el nombre de Mieres allá por donde ha ido, lo que le ha valido diversos galardones, como el ‘Mierense del Año’ en 1983, el galardón ‘Mierense en el mundo’, que le fue otorgado en 2012 o el multitudinario homenaje que en 2011 hizo el IES Bernaldo de Quirós, del que fue alumno en su juventud.
Viene a Mieres siempre que puede, como nos reconoció hace unos años en una entrevista a esta página y reconoce disfrutar tomando algo en Requejo, yendo hasta Cenera, o subiendo al Picu Siana. “Desde la montaña, parece que Mieres no ha cambiado. Es como si volviera a mi niñez”, ha declarado.

1 comentario:

IRUN dijo...

No es por menospreciar y entiendo que para gustos se hicieron los colores, pero nunca entenderé su éxito.