11/11/16

EL ESPACIO DEL LECTOR: Entre pantallas y tickets

No puedo evitar respingarme cada vez que leo que se producen recortes en servicios esenciales, desde la educación a la sanidad, pasando por temas de bienestar social. Lo mismo me pasa cuando leo que la hucha de las pensiones está a punto de agotarse. Insisten en el ahorro privado al tiempo que ellos ahorran y despilfarran en tonterías. Ejemplo: hace unos días tuve que ir a Correos. No es que vaya muy a menudo, pero alguna vez voy. Me topo con que hay que sacar número de una maquinita, y estar esperando tu turno mirando para una pantalla colgada a ras de techo. Sí, con solo una persona atendiendo en el mostrador, pese a que eran casi las dos de la tarde.
*Tickets del nuevo sistema de turnos de Correos.
Recortan e insisten en que hay que ahorrar y van y colocan una televisión de plasma de no sé cuántas pulgadas, con el consumo de luz que tiene, más la maquinita, que también gasta luz y rollos de papel, para atender una pequeña oficina como la de Mieres. ¿Cuánto habrán gastado en instalar todo eso, totalmente prescindible por otra parte? ¿Tan caótico era esperar en la cola a que llegase tu turno, como se hizo siempre?
No entiendo ese gusto y gasto en pantallas y maquinitas expendedoras de tickets que se está generalizando en todo lo público: desde Servicios Tributarios hasta el hospital. Dentro de nada llegará el día en el que en las bibliotecas tengas que sacar un ticket y esperar  a que tu turno salga en pantalla para pasar por el mostrador y sacar o devolver un libro.
Seguro que quienes las instalan estarán frotándose las manos, pero es que no tienen uso alguno, conllevan una inversión inicial fuerte y unos gastos corrientes y de mantenimiento que podían ahorrarse dejando las cosas como estaban, y que funcionaban más que bien.

Elvira Menéndez Castro
Mieres

4 comentarios:

Yako dijo...

Pues no se que decir, claro que eso lleva gasto, y ponerlo más. Pero por otra parte nos facilita la vida.

Ahora en el banco en vez de estar esperando una hora haciendo cola, podemos hacerlo sentados. En correos igual, que hay veces que la cola llega hasta la puerta que casi no se deja ni entrar a gente nueva.

En el hospital, es la manera para que el médico o la enfermera sepan que estas ya en el recinto y te puedan llamar.

Anónimo dijo...

Pienso que en correos,donde las colas son muy pesadas no hacen falta máquinas para cita,he ido veces y es lento pero se respeta la cola. En el hospital cuando metes la tarjeta en el chino,lo digo porque dentro de la máquina hay un chino controlando, está genial puesto que a la consulta que vayas ya saben de tu presencia,muy bien. Un saludo: JEROMIN.

Eva dijo...

En el hospital están genial y en el banco también aunque con matices. En Liberbank si no eres cliente te avisan de que pueden hacerte esperar hasta 90 minutos para atenderte... ¡Y lo cumplen! El otro día estaba una señora que trinaba por culpa de eso, porque para hacer un ingreso en una cuenta de la casa, pero de otra persona, llevaba esperando casi una hora.
En Correos igual no es tan necesario, porque no suele haber gente a no ser que vayas en hora punta (mediamañana) que está abarrotado.

Anónimo dijo...

De acuerdo con Eva en la crítica a Liberbank...cuando voy a la M. Llaneza me desespero porque tienes prebendas si eres cliente y depende del servicio que solicites,seguro que si vas a pedir un crédito sale la madre superiora a recibirte pero si no es así te mueres de asco;la alternativa es ir a Santamarina o a Sampedro pero según rumores tambien van a colocar los numeritos. Todo el mundo habla muy bien de Caja Rural por la atención y la carencia de comisiones(impuesto revolucionario), habrá que indagar. Un saludo: JEROMIN.