20/1/17

PEQUEÑAS SEMBLANZAS DE GRANDES MIERENSES: José Antonio García, 'Llonguera'

José Antonio García Prieto, conocido artísticamente como Llonguera, nació precisamente en un caserío con ese mismo nombre, situado en la zona alta del Valle de Cuna, el 3 de mayo de 1950.
Viendo a su padre, un experto en elaborar aperos de labranza y madreñas a partir de la madera, se interesó en aquellas técnicas, volviéndose todo un experto en el uso de las mismas, a partir de una formación completamente autodidacta.
Tras su paso por la escuela realizó estudios de Maestro Industrial, y comenzó la carrera de ingeniero, pero no llegó a finalizarla.
En la década de los setenta, mientras realizaba el servicio militar, recibió sus primeros encargos: diversas tallas de imaginería religiosa para el ejército. A su vuelta a Mieres entró a trabajar en la minería, logrando, años después, convertirse en monitor de carpintería de una escuela-taller.
*José Antonio García, 'Llonguera'.
Su auge como escultor comenzó en los años 90. Así, en 1994 se dedicó a realizar durante varios meses diversas tallas de figuras de la mitología asturiana en madera. Tallas que mostraban una visión amable de la mitología asturiana, con un tamaño inferior a los 70 centímetros, y que le valieron su primera exposición en la Casa de Cultura de Mieres.
Fue el comienzo de una larga lista de exposiciones individuales por toda Asturias, tanto de escultura como de pintura, como la última realizada en Mieres, en 2015, y de diversas exposiciones colectivas que le permitieron exponer sus obras en ciudades como Barcelona, Frankfurt o Tokio.
Su popularidad como escultor aumentó gracias a la colocación en diversos lugares de Mieres varias de sus obras, como la escultura a Johnny Pistolas, en Ablaña; la escultura de Pepa La Lechera, en La Villa; el busto de Alfredo Visiola, en el pabellón deportivo homónimo; o Fusión, en la rotonda de la estación de autobuses. También en Oviedo puede verse su arte a pie de calle, con obras como Vendedor de pescado, en la Plaza Trascorrales, o A la Toná, en la rotonda de la calle Ángel Cañedo.
Apasionado por el arte, en 2013 recopiló en un libro de casi 400 páginas reseñas sobre todo el arte con el que cuenta el concejo de Mieres.
En la actualidad, a sus 66 años, Llonguera continúa establecido en Mieres, donde imparte diversos cursos de talla tanto en un local de Requejo como en varias asociaciones del concejo, al tiempo que continúa esculpiendo, pintando y disfrutando del arte, su gran pasión.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Artista variado y multidisciplinar. Esculpe, pinta y talla que da gusto.

Anónimo dijo...

No se me publicó un comentario sobre este señor;no era amable pero tampoco ofensivo. Dije que tiene aptitudes para la talla y demas,en eso de acuerdo pero la persona flaquea en otros conceptos. Nos llegó a Turon para vendernos la moto de un bosque encantado del que se embolsaria 3 millones de euros de subvenciones, es decir nosotros poniamos todo y el gestionaba y ponia sus estatuas;ya venia rebotado de Cenera y ahí tampoco tragaron. Entiendo que uno quiera retirarse rico pero tratarnos de tontos..

Anónimo dijo...

El primer comentario lo escribio el interesado,es curioso.