22/6/17

LA TRIBUNA DE MONTERDE: Y Figaredo armó ruido...

Reconozco que en los tiempos que corren no me esperaba ver a buena parte de un “pueblo” movilizándose y armando ruido para tratar de conseguir mantener algo que siempre han tenido: un servicio tan básico como una oficina bancaria.
No me lo esperaba porque hoy en día la gente ya no sale a la calle a protestar. Ya no arma ruido como antes. Hoy en día se sueltan cuatro o cinco tuits con un hashtag resultón, se comparte un texto de tamaño ladrillo en Facebook o se abre una recogida de firmas en Change. A eso nos han llevado las nuevas tecnologías.
*La oficina, ya clausurada y sin cajero, rótulos...
Reflexiones aparte, me alegro de que la gente de Figaredo haya salido a la calle para protestar por el cierre de la oficina que Liberbank tiene en la localidad. Un cierre que además implica dejar a Figaredo sin bancos, tras el cierre, hace unas semanas de la sucursal del Banco Sabadell.
Para quien no conozca la historia completa, en su enésimo plan de ajuste en lo que va de año, Liberbank ha decidido clausurar varias sucursales, entre ellas la de Figaredo, pese a que buena parte de los vecinos de la localidad tenían sus cuentas con ellos. Mejor dicho, con la Caja de Ahorros de Asturias, de la que ya no queda nada.
Ante este anuncio, los vecinos reaccionaron y protestaron. Lo hicieron ante la propia sucursal de la localidad, cortando la carretera y convocando a la prensa, tanto medios escritos como televisión. Recogieron firmas en un tiempo récord, trasladaron su protesta a Mieres, delante de la sucursal de la calle Manuel Llaneza y a Oviedo, frente a la sede de Liberbank en la Plaza de la Escandalera. Retiraron ahorros. Planearon, incluso, un encierro en la oficina, pero Liberbank se adelantó a sus planes y clausuró de un día para otro el local.
*Aviso a los clientes.
No consiguieron reunirse con ningún directivo. Tampoco, según criticaban los líderes del movimiento, contaron con el apoyo de políticos que debieron apoyarles. Pero consiguieron titulares, noticias, reportajes… Consiguieron, en definitiva, armar ruido. Mucho ruido. Tanto que la empresa adelantó el cierre de la sucursal al pasado viernes 16 de junio para evitar así el siguiente paso: que los vecinos se encerrasen en ella. Hubiese sido un puntazo. Nada quedaba, apenas dos días después de la fecha oficial de cierre de la oficina. Ni rótulos, ni el cajero ni nada que hiciese ver que en ese local hubo alguna vez un banco. Un desmantelamiento récord, sin duda alguna.
¿Qué queda para Figaredo? Parece ser que los vecinos están en conversaciones con otras entidades bancarias para que alguna se instale en la localidad, con el compromiso de llevarles una buena cartera de clientes: aquellos que tenían o tienen cuentas en Liberbank o Sabadell y que se niegan a tener que desplazarse a Turón (la oficina que les venden como más cercana, “con una mejor doración de recursos técnicos y humanos”, según reza un aviso pegado en el local, para seguir tratando con unos bancos que, a fin de cuentas, han traicionado la confianza en ellos depositados. También, según comentaban, se está estudiando denunciar a la entidad al Banco de España. Si sirve para que les den un toque de atención, aunque no se consiga nada, bienvenido sea, ¿no?
Que siga la lucha. Rendirse no es opción. Mi más sincera enhorabuena por haber demostrado que ese letargo en el que parece que vive la sociedad es solo aparente y que todavía la gente reacciona contra decisiones impuestas e injustas, tomadas pensando solo en el beneficio empresarial, como esta que ha acordado Liberbank respecto de su oficina en Figaredo. 

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Y ya va la enésima vez que demuestran los de Liberbank la poca vergüenza que tienen, claro que los bancos no van muy allá de eso. Yo hace un año que me pasé a otro y estoy encantado. Animo a la gente con cuentas a que lo haga.

Anónimo dijo...

Cambias de banco pero no de ladón;es una frase hecha, pero oigo a mucha gente comentar que se salieron de Liberbank a otras entidades bancarias y me parece correcto que si no estas contento que cambies, pero por la misma razón que le baje la clientela y los ingresos cierren sucursales para ahorrar gastos. Entonces.. ¿de que protestamos? Las entidades bancarias no son ONGES. Un saludo: JEROMIN.

Xurde dijo...

Jeromin, voy reformulate. Son perros de diferentes races, pero con el mesmu collar.
De toes maneres, ta bien que la xente se mueva y que se piense na xente mayor qu'al final son los más perxudicaos con estes coses.
Temo que tal y como van los bancos, pal 2020 les cuentes de les persones físiques seyan solo online y dexen les sucursales solo pa empreses.