7/7/17

ENTREVISTA: Mario Fernández, Silvia Suárez y María Blázquez, gerentes del TC28

Aunar tradición, modernidad y técnica, ofreciendo una propuesta gastronómica diferente a lo habitual en el concejo. Con esa premisa abría sus puertas el pasado mes de junio el TC28, que forma su nombre a partir de su ubicación (calle Teodoro Cuesta, 28).
Una aventura iniciada por tres emprendedores, Mario Fernández, Silvia Suárez y María Blázquez, con los que charlamos de esta aventura en la que se han embarcado.

“El público mierense busca sabores y presentaciones nuevas”

-Comenzamos con una pregunta obligatoria, ¿cómo, cuándo y de quiénes surge la idea de poner en marcha el TC28?
*Logotipo del restaurante, en una de sus paredes.
Somos tres amigos que llevábamos años trabajando fuera y teníamos ganas de volver a nuestro pueblo.
Entre los tres por nuestra experiencia en el sector, abarcábamos los distintos campos del negocio: sala, cocina y gestión.
Vimos una posible demanda por parte del público mierense de una nueva oferta y nos decidimos a emprender esta aventura.

-¿Cómo fue el proceso que siguió a esa idea? ¿Qué es, desde el punto de vista, lo más difícil o lo más complicado de ese camino?
Lo primero que hicimos fue hacer un estudio de viabilidad del proyecto con el semillero de empresas de Valnalón y lanzarnos a buscar local.
Lo más difícil fue encontrar un local que se adaptara a nuestra idea y tuviera un alquiler razonable para una comarca en crisis, y los trámites burocráticos.

*Público asistente a su inauguración.
-El restaurante abría sus puertas hace escasas semanas, ¿Qué balance hacen de estos primeros días en funcionamiento?
Estamos muy agradecidos por la acogida del público mierense. Nosotros mismos nos vemos sorprendidos por la fantástica aceptación de nuestra propuesta.

-En el TC28 se aúna la cocina tradicional con la contemporánea, reelaborando numerosos platos tradicionales, ¿cómo se consigue esta actualización?
Se consigue teniendo un conocimiento muy importante de la cocina tradicional y añadiendo la experiencia y formación adquirida a lo largo de los años en distintos restaurantes y el conocimiento de nuevas técnicas.

*Merluza con moluscos.
-De momento, e hilando con lo anterior, ¿Qué productos no pueden faltar en la cocina del restaurante?
Es fundamental la calidad del producto, desde las verduras, los pescados… Si tuviéramos que elegir un producto, seria por excelencia, el aceite de oliva virgen, que es una joya gastronómica.

-Esa mezcla entre lo tradicional y contemporáneo también se aprecia en el local, ¿no es así?
Sí. Queríamos hacer un homenaje a nuestro pueblo, recreando la industria de la transformación, empleando para ello materiales como la madera y el hierro, que son básicos en el pasado industrial mierense.

-En un lugar como Mieres, donde la gran mayoría de los restaurantes ofrecen una cocina tradicional, ¿impone sentir que se está abriendo un camino diferente que ha funcionado en muchas ciudades?
Sí. Realmente no estábamos seguros del recibimiento que iba a tener nuestra propuesta gastronómica, pero tras este mes que llevamos abiertos, hemos visto que la gente no solo está abierta a ello sino que lo demanda.

*Interior del local.
-Hoy en día la cocina se ha colado con fuerza en la televisión, aunque hay quienes critican que muchos de esos programas son más espectáculo que cocina. Desde la óptica de alguien que se dedica a ello, ¿Cuál es su opinión?
Está bien acercar la cocina al público, pero la televisión es espectáculo y se corre el riesgo de una glamourizacion de la cocina, cuando la realidad es que la restauración en general, es una profesión muy sacrificada, dura y exigente.

-También es frecuente escuchar que la cocina moderna se traduce en platos con poca cantidad, ¿se trata de un hecho real o de una leyenda urbana?
Indudablemente de una leyenda urbana.

-En los últimos años se ha venido insistiendo en la formación para quienes se dedican a la cocina, ¿Hay, en su opinión, una buena oferta educativa al respecto?
No. Se ha avanzado mucho, pero deberíamos fijarnos en Euskadi y Cataluña, donde hay grandísimas escuelas de hostelería.

*Bao de rabo de toro.
-No podíamos dejar de hacerle otra pregunta necesaria, ¿vive la cocina asturiana a su juicio, un buen momento?
No. Creemos que hay otras Comunidades Autonomas, como por ejemplo Galicia, donde prima la calidad a la cantidad, siendo una tierra en la que tenemos productos de altísima calidad. No hay que más que ver el boom de hace 20 años que puso a Asturias a un altísimo nivel gastronómico, pero que se estancó y no supo evolucionar.

-Y ya para terminar, volviendo al TC28, ¿Qué plato, por su éxito, por su sabor o los productos en él empleados debería pedir todo aquel que pase por el restaurante?
En nuestra opinión el plato más completo de la carta actual son los Ravioli de pitu caleya, es un plato que aúna tradición, técnica y equilibrio.
El plato que más éxito tiene entre los clientes, es el bao de rabo de toro, es un plato con una base de guiso tradicional con ingredientes asiáticos, demostrándose con ellos, que el público mierense busca sabores y presentaciones nuevas.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Me parece estupendo que se apueste por cosas nuevas en un lugar en el que todo son chigres, vinotecas (versión refinada del chigre)y restaurantes en los que abunda el arroz caldoso, el pote de verdura o la ensalada mixta.
Por su presentación, el último plato tiene muy buena pinta.

Anónimo dijo...

Yo estuve el otro día tomando algo. Muy acogedor por dentro. Había bastante gente, lo que me sorprendió siendo un sitio nuevo y más aquí que se suele dejar lo nuevo un poco de lado.

Anónimo dijo...

Estuve coniendo el pasado domingo y me gustó muchísimo, lo recomiendo

Anónimo dijo...

Yo ya lo he probado sabor rico pero poca cantidad para su precio

Fran dijo...

Los platos tienen buena pinta, sí señor. Espero pasarme algún día. Me recuerda un poco a otro restaurante que innovó mucho durante una época aquí en Mieres que era Casa Genio y donde se comía de maravilla.

Xurde dijo...

Pase-l otru día per aende y taba cerrao. Pensé que sería otra vinoteca al usu. Ye una sorpresa ver que tovía hay xente animá a probar con coses nueves.