9/3/18

USTED DENUNCIA: El estado de las aceras del barrio San José, en Ujo / La falta de limpieza de rejillas y arquetas en los parques

Como en cada entrega, les ofrecemos dos nuevas denuncias de nuestros lectores.
¿Qué es lo que deben hacer para enviarnos sus denuncias y quejas, siempre que versen sobre asuntos relacionados con Mieres? Es muy sencillo: contactar con nosotros a través de un correo electrónico a elblogdelmierense@gmail.com, o mediante mensaje privado a través de Facebook o Twitter.
Pueden enviarnos escritos, vídeos, audios, imágenes, presentaciones en Power Point... Por nuestra parte, solo pedimos que se haga constar la palabra ‘denuncia’ en el asunto del mail o del mensaje de Facebook o Twitter y que se adjunte una pequeña explicación de lo que se nos muestra y se pretende denunciar.

“Me asombra la falta de limpieza y mantenimiento de las aceras de las poblaciones que están fuera del casco urbano de Mieres. Las fotografías que os envío corresponden a las aceras de las calles del barrio San José, en Ujo”. Allí arrancamos esta nueva entrega de denuncias, de la mano de Alicia.
“Las aceras están recubiertas de un verdín muy peligroso porque cuando llueve resbala que da gusto y de hecho ya ha habido alguna caída afortunadamente sin consecuencias”, apunta nuestra lectora.
“En Mieres se ven de vez en cuando máquinas puliendo y limpiando las aceras, pero el abandono que se ve en Ujo es tremendo”, sentencia Olga.

“Las últimas veces que llovió a lo largo de este invierno era raro no pasar por un parque, ya fuese el Jovellanos, los jardines de Juan XXIII o incluso la pequeña zona ajardinada situada junto al polideportivo de Oñón y no encontrarse charcos como lagunas. Tampoco son un grave problema, comparado con lo que ocurrió por ejemplo en Peñule o en Figaredo con las lluvias de comienzos de mes, pero en cuanto seca el agua se ve cuál es el problema que está detrás de lagunas, inundaciones y demás familia”. Así comienza su denuncia Rogelio.

“En una fotografía tenéis una rejilla de desagüe del parque Jovellanos, en la otra, de los jardines de Juan XXIII. Como veis, están hasta arriba de hojas, barro, papeles, colillas y a saber qué más. No me vale que nadie diga que eso lo ha llevado el agua, porque el hecho de que llevan siglos sin limpiarse es que alguna tiene plantas que han nacido dentro y han brotado hasta la superficie. Luego se quejan de que ante situaciones como lo de Peñule de hace unas semanas algunos protestásemos. Si viene el invierno y va a llover, lo lógico es tener mínimamente limpios y preparados los desagües para que se lleven toda la lluvia que caiga”, comenta Rogelio.

No hay comentarios: