20/4/18

ENTREVISTA: Noelia Rodríguez, portavoz de la Plataforma ciudadana para la implantación de una UCI en el hospital de Mieres

Inaugurado en mayo de 2014, el nuevo hospital Álvarez Buylla carece de servicio de UCI, obligando a todos los pacientes que lo necesitan a ser desviados al hospital Valle del Nalón.
Una carencia a la que la asociación Un Caudal de salud quiere poner fin por medio de una plataforma ciudadana integrada por representantes de Mieres, Aller, Lena y Morcín. Conversamos con Noelia Rodríguez, portavoz de la plataforma, sobre la recogida de firmas y las próximas actuaciones que llevarán a cabo, así como sobre los puntos débiles y fuertes de la sanidad en la comarca del Caudal.

“No necesitamos un hospital hueco por dentro y guapo por fuera, queremos servicios”

-¿Cómo y cuándo surge desde la asociación Un Caudal de salud la plataforma ciudadana para solicitar la implantación de un servicio de UCI en el hospital Álvarez Buylla? ¿Qué temas aborda y qué  fines se persiguen desde esta asociación?
La idea ya se llevaba trabajando durante bastante tiempo, aunque la iniciativa de la recogida de firmas surgió hace casi un año.
Un Caudal de salud no es más que el fruto de la necesidad de una REVINDICACIÓN social ante la carencia de servicios que se están produciendo en la cuenca como consecuencia de los recortes. No es solamente la cuestión de la UCI sino que hay otros temas que también son importantes como por ejemplo el de las vacunas para los mayores  de 65 años, donde estamos observando que los pacientes no están siendo informados correctamente en las consultas de atención primaria de aquellas que les corresponden por derecho. El caso del neumococo es una de ellas; el famoso Prevenar para la meningitis, pero que también a la gente mayor les puede proteger de una posible neumonía, especialmente en los casos de personas inmunodeprimidas, en pacientes con cáncer o factores de riesgo.
Noelia y el pediatra Germán Rodríguez, miembro de la plataforma
En más de una ocasión hemos tenido que escribirles en un papel a los vecinos de Mieres el nombre de esta vacuna para que la pidan en la consulta  y esto no debería de ser así, no se puede pretender que unas personas mayores de 80 años o más estén al tanto de todo. Hay que ayudar, hay que informar. Hay que proteger la salud de las personas: ese es el cometido de un médico. No es de recibo que en algunas consultas no se estén derivando a los pacientes para hacer pruebas que son necesarias  a nivel preventivo y les podrían salvar la vida. Se priman los recortes por encima de todo cuando en realidad resulta más caro tratar las consecuencias de una enfermedad que los propios costes en prevención. Por ejemplo resulta muchísimo más barato realizar una densitometría ósea para detectar una osteoporosis y tratarla que el coste que supone una operación por fractura de cadera  con colocación de prótesis y los sucesivos tratamientos y o complicaciones.
Cuando vemos esta “racanería” en la Sanidad, en las propias consultas de los médicos de atención primaria (no en todos, porque eso va en la humanidad de la persona) se nos viene a la cabeza aquella noticia de prensa donde se advertía que algunos médicos podrían estar cobrando comisiones por no derivar a los pacientes ni hacer el volante para pruebas.
En Un Caudal de salud también abordamos el tema de los desfibriladores. Hace muchos años hubo un médico muy conocido en Mieres que decía que llegaría un día en que las personas no morirían de infarto en la calle, porque en cada una de ellas habría un aparato para que les podría salvar la vida. Parece una utopía, incluso fue criticado por exageración por parte de algunas personas pero algún día será algo real.
Es necesario que en cada patio de cada colegio, en cada campo de fútbol o en cada lugar muy transitado del municipio haya un dispositivo de estos que mantenga las constantes de la persona hasta que lleguen los equipos de emergencia.
En la antigua Roma existió una sentencia que se propuso como regla, una orden breve, contundente y doctrinal que dada nuestra situación de recortes resulta muy oportuna recordar: SALUS POPULI SUPREMA LEX (que la salud del pueblo sea la ley suprema). Esta es la base de nuestra asociación y ese debería ser también el principio de los políticos que gobiernan para un pueblo porque sin SALUD ni bienestar no hay nada.

-Suponemos que es una pregunta que a estas alturas se habrán hecho en multitud de ocasiones, ¿por qué un hospital nuevo y pionero en muchos ámbitos como el Álvarez Buylla carece de este servicio?
Pues volvemos otra vez a la misma cuestión de antes. Evidentemente, los recortes. Se han fusionado las áreas del Nalón y del Caudal. Urología y ginecología son otro ejemplo de ese intento  por parte de la gerencia. Sentimos que estamos vendidos.
Los pacientes que necesiten UCI serán trasladados al hospital del Valle del Nalón. ¿Por qué se nos ha ido este servicio tan necesario? Pues como todo lo que se nos ha ido de Mieres. ¿Por qué? La respuesta podría ser la misma de por qué no tenemos aquí un museo de la minería siendo como somos la puerta de entrada en Asturias desde la Meseta con sus buenas comunicaciones y su buena señalización desde la autopista. ¿Por qué se han ido muchas más cosas para allá?¿Será que tiene más tirón el sitio? No, para nada.
Cuando uno se va de viaje y pasa por un pueblo hermoso y lleno de servicios o iniciativas turísticas que atraen visitantes o empresas e industrias que crean trabajo  y se pregunta por qué aquí y en mi pueblo no. ¿Por qué aquí sí y en Mieres,no? Y es entonces cuando le echamos la culpa al político de turno, a la retahíla de políticos de turno que han pasado sucesivamente por mi pueblo y que no ha hecho nada... Ahí es donde reside precisamente el problema en la mentalidad de la persona acomodada que siempre piensa que son los “otros” los que tienen que luchar por lo demás.
Exterior del Álvarez Buylla
Los vecinos no nos damos cuenta que hay que salir a la calle a pedir a insistir una y otra vez y cada vez que se nos pida estar ahí a manifestarse si es que nos interesa, porque sin la reivindicación no es posible nada .Los lugares que tienen cosas es porque sus vecinos han sabido luchar por ello, no por otra cosa.
El hospital Álvarez Buylla es un buen hospital  en lo que temas de traumatología se refiere, también tiene una unidad de diálisis y se realizan colonoscopias con sedación total que algunos hospitales no realizan, pero está carente de otros servicios. No podemos olvidar además que el gobierno central  ha decidido  suspender el programa de los MIR en el Álvarez Buylla  y eso es el principio del fin de un hospital. Cuando a un hospital se le quita la “savia nueva”, esa gente joven que viene a formarse aquí, que son el futuro de la profesión y que además son un personal necesario que nos atiende en el hospital. Eso ya es la crónica de una muerte anunciada.
La gente debe ver y entender que paga sus impuestos como el resto de ciudadanos y debe sentirse reflejada en esos otros lugares donde sí tienen estos servicios siendo incluso menos vecinos censados.
Los mierenses no debemos  consentir bajo ningún concepto una pérdida de derechos y debemos ponernos en pie de guerra y tomar cartas en el asunto a través de la reivindicación social, porque una pérdida lleva a la otra...y si nos hacemos de miel ,nos lo quitan todo.
En el Álvarez Buylla se necesitan muchas cosas. Sobran las escaleras mecánicas, las luces de neón y las plaquetas de diseño en la fachada. Sobran las televisiones  en cada sala de espera, queremos más trato humano. No necesitamos un edificio hueco por dentro y guapo por fuera, queremos servicios. Necesitamos servicios. Mieres ahora más que nunca está necesitada de ellos porque su población está muy envejecida y tiene derecho a ser tratada en condiciones dignas.
El servicio de traumatología, la unidad de diálisis… Todo eso está bien pero también se necesita una zona de hospital de día para la quimioterapia de los pacientes con cáncer, que desgraciadamente deben trasladarse a Oviedo y no es plato de gusto. ¿Por qué en un hospital que tiene tantos huecos vacíos, no se puede destinar una sala para quimioterapia? Hay que pelearlo.
Y sin lugar a dudas y diga lo que diga, quien lo diga, porque tenga la cartilla muy  leída: UN HOSPITAL SIN UCI ES UN HOSPITAL COJO.

-¿Qué inversión sería necesaria para implantar la UCI en el hospital? ¿Cómo debería ser esa UCI?
Según datos consultados, el  coste de una cama UCI está en torno a los 15.000 euros. Lo que nos daría en caso de una UCI de cuatro camas que es lo que podría corresponderle a Mieres, un coste de 60.000 euros. Como el hospital es de reciente construcción ya cuenta con novedoso acondicionamiento y la inversión sería mínima.

-¿Qué le espera, hoy por hoy, al paciente que necesita pasar por la Unidad de Cuidados Intensivos tras una operación en el Álvarez Buylla?
Siglas del hospital, frente al servicio de Rehabilitación
Pues le espera ser trasladado a La Felguera con el consiguiente riesgo que supone trasladar a alguien que ya de por si está en grave y no necesita mucho movimiento y debe estar en carretera durante 20 minutos. Cuando quiera ser instalado definitivamente en la UCI pueden haber transcurrido tranquilamente más de media hora. No es plato de recibo para alguien que acaba de salir de una operación, por ejemplo y necesita precisamente ese soporte que está en La Felguera y aquí no. Si es trasladado allí será porque es necesario para su vida, evidentemente, y nuestro hospital es pobre en medios.
“Es obligación de las administraciones públicas, favorecer y promover entornos saludables, disuadiendo en su caso, de aquellas que supongan riesgos para el bienestar de la ciudadanía”, tal y como aparece en el artículo 3 de la Ley General de Salud Pública. La misma normativa también recoge que la Administracón “debe favorecer la existencia de infraestructuras adecuadas para las actividades  de salud pública”. Parece ser que a algunas personas se les olvida.

-E imaginamos que para los familiares ese traslado tiene también un coste, ¿no es así?
Por supuesto. Usted imagínese una persona con una pensión muy chiquitina y que tenga que estar trasladándose todos los días durante todo el tiempo que su familiar esté ingresado. Eso no lo ven los políticos que deciden los recortes. No ven a esta persona ni se imaginan el gran esfuerzo que supone tener que trasladarse en un medio de transporte público hasta La Felguera a deshora porque no hay muchos horarios tampoco para esa zona. Ni tampoco es tan barato como se nos quiere pintar. No solamente el dinero, sino el estado de salud, porque vuelvo a repetir la población de Mieres es una población muy envejecida y hay que pensar en acercarle los servicios, no alejárselos. Hay que pensar que muchas de esas personas que van a visitar a ese familiar podrían tener incluso alguna minusvalía dada su edad.

Cartel de la plataforma
-Han puesto en marcha una recogida de firmas en Change.org que ya supera el millar de firmantes. ¿Cómo valoran la respuesta de la gente, así como de asociaciones y otros colectivos, a esta iniciativa?
Pues entendemos que la gente a veces muestra un desinterés hacia cuestiones que le pueden afectar directamente.
Valoraríamos muchísimo que cada una de las asociaciones de Mieres apoyaran esta iniciativa, que cada una de ellas a título personal y no desde la Federación enviara una carta dirigida a la Consejería de Sanidad reclamando este servicio. Muchos pocos suman un mucho. Deberíamos de bombardear a la consejería con cada una de nuestras reclamaciones, que no se les olvidara y que supieran bien que estamos aquí, que los vecinos de Mieres no vamos a parar hasta que lo consigamos, que no es más que lo que nos corresponde por derecho.
Necesitamos mucho apoyo de los vecinos para poder sacar adelante esto, si no lo perderemos igual que hemos perdido todo lo demás.

-La recogida de firmas tiene como destinatario el consejero de Sanidad. ¿Han podido o esperan poder concertar con él algún tipo de reunión para tratar el asunto?
Aún no, ni tampoco se han dirigido a nosotros. Pero estamos pendientes y en breve solicitaremos una entrevista.

-Junto a la recogida de firmas, ¿tienen previsto llevar a cabo movilizaciones o alguna otra actuación?
Sabemos que la recogida de firmas a través de Change no ha tenido el apoyo suficiente quizás porque mucha gente no lo ha visto. Teniendo en cuenta que este hospital da servicio a casi 70.000 usuarios y no hay ni 2.000 firmas, nos sorprende el hecho de que la gente no considere la UCI como algo necesario y deseen mas trasladarse a La Felguera. Queremos pensar que quizás las firmas no han llegado a las manos de las personas que si lo quieren.
Es por ello que ya hemos empezado a sacar a la calle las firmas en papel que parece que llega más a la gente, especialmente a los más mayores.
Estamos valorando también hacer alguna manifestación.

-No queremos cerrar la entrevista sin una última pregunta. Hemos hablado de la plataforma y del servicio UCI que se reclama para el hospital comarcal, pero, ¿cómo es, salvando lo anterior, la sanidad pública en la comarca del Caudal? ¿Qué nota le pondría?
En Mieres llegará un día en el que la Sanidad no llegue ni al aprobado por los pelos. Si dejamos y consentimos que cada vez sean menos los servicios y mas los recortes, menos personal y más edificios de diseño fantasma huecos por dentro, llegará un momento en el que en vez de médicos y aparatos sanitarios cuando vayamos a la consulta o ingresemos por urgencias será un constructor el que nos atienda y una hormigonera la que haga de soporte vital.
Ese día la nota para la sanidad pública en el Caudal será un cero.

Publicar un comentario