LA TRIBUNA DE MONTERDE: Haciendo un esfuerzo por las fiestas

Es relativamente habitual escuchar cómo la gente critica que tal fiesta o tal otra va a menos cada año, que si continúa así acabará por desaparecer y bla bla bla. Sin embargo, muy pocas veces se reconoce la labor de los organizadores, que a veces se pasan medio año trabajando para sacar adelante un par de días de fiesta en julio o en agosto. Conversaba el otro día con uno de esos organizadores infatigables sobre este tema. Me decía que lo más difícil era sacar adelante el aspecto económico de las fiestas y en particular, conseguir patrocinadores: “empresas, comercios que nos ayuden económicamente. No todo puede salir de los vecinos, que bastante colaboran con sus cuotas de socios, comprando lotería en Navidad y rifas para algún sorteo que realizamos a lo largo del año”.
Recortes de carteles de fiestas
En esa búsqueda de patrocinadores me explicaba que lo más normal era “preguntar a quienes teniendo un negocio, tienen algún vínculo con el pueblo”. “Algunos dan dinero, pero otros no dan más que excusas”, me comentaba entre risas. Lo siguiente pasa “por tirar de contactos e invitar a comerciantes o empresas que conozcas de algo”. Sorprendentemente, en palabras de este organizador, “suelen ser los que se deciden a colaborar y ponen menos pegas que los que están vinculados con el pueblo”.
No voy a dar ni cifras ni nombres, aunque sí un porcentaje: el 60-65% del coste total de las fiestas. Fue lo que calculamos el organizador y yo que pudieron suponer las aportaciones de los patrocinadores, a los que se les ofrecieron dos tarifas de colaboración. El 35-40% restante corrió por cuenta de la asociación que organizaba los festejos, que incluyeron un par de intérpretes, alguna prueba deportiva y un servicio de bar, entre otras cosas.
“Son los que nos salvan”. Así de claro se mostraba el organizador. “Y en el caso de este pueblo, los que aportan dinero no tienen más contrapartida que publicidad de sus negocios en el cartel, del que se hacen cincuenta copias para publicar por distintos tablones de anuncios”, me explicaba.
No estoy muy metido en la organización de ninguna fiesta, pero esa charla que mantuve con alguien que sí lo está me hizo ver lo necesarias que son las aportaciones que comerciantes, hosteleros, bancos y demás entidades privadas realizan haciendo posible que numerosas fiestas, muchas de ellas en verano, sigan organizándose, en una época en la que muchos de los que aportan, al igual que los pueblos que organizan fiestas, no pasan por su mejor momento.
Hay que reconocerles el trabajo y el mérito a unos y a otros. 

Comentarios

  1. Que le pregunten a dos organizadores de los que se implican o implicaban,como era Jesús el de Cenera que hacia coses pa Shamira y partidinos de fútbol amistosos con jugadores,o al chaval que tenía lo de los moviles y hacia galas beneficas que vino hasta el que ganó OT...un evento coincidí con ellos y estaban negros ya de organizar cosas porque no pagaban,o habia que andar detras de los de los comercios,y muchas veces hasta los que iban a ser "beneficiados" no movian ni un dedo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

NOTA: Se recuerda a los lectores la necesidad de comentar de forma educada y respetuosa.
Mantengamos esta web como un sitio donde las opiniones se expresen con educación y las buenas formas.
eQuipo de EL BLOG DEL MIERENSE