LA TRIBUNA DE MONTERDE: Abandonados en nuestras calles

“Parece que repuntan los casos de abandono de vehículos en espacios públicos. Basta con darse una vuelta por La Mayacina para encontrarse con un Renault Clio del año 1999 abandonado a su suerte. Junto a él, una Renault Master del 2004 cuya pegatina de la ITV advierte de que tenía que haberla pasado en junio de 2017.
Más de lo mismo ocurre en Oñón, con un Wolkswagen Golf del 2004 que lleva meses allí estacionado. Fuera de los aparcamientos, en el Polígono de Gonzalín se encuentran más casos, como el de una Ford Transit del 2004, empolvada y con impacto en la luna. Este fenómeno no es exclusivo del casco urbano. También se da en la zona rural, aunque muchas veces los vehículos se encuentran en terrenos privados. En uno de los laterales de la iglesia de Lloreo se puede ver un deteriorado Opel Corsa de comienzos de los años 90 cuya pegatina de la ITV indica que le tocaba pasarla en 2014 y evidentemente no la pasó. En Los Pontones se puede encontrar un Citroën Zx de mediados de los 90 cuya pegatina revela que lleva sin pasar la ITV desde 2016 y en el que el óxido y la maleza comienzan a dejar huella.”.
Seis vehículos abandonados, algunos ya en depósito
Estos eran los dos primeros párrafos de una Tribuna que escribí a comienzos de septiembre y que en el tiempo transcurrido hasta su publicación se ha quedado un poco desfasada, ya que buena parte de esos seis vehículos se encuentran ya en el depósito, retirados de la vía pública. Han aparecido otros casos, como el de un Opel Astra del 2002 abandonado un poco antes de llegar al polideportivo de Figaredo.
¿Qué ocurre o puede ocurrir con todos estos vehículos? Si están en un espacio público, lo habitual es que la Policía Local inicie el correspondiente procedimiento al constatar que llevan tiempo sin moverse y que podrían estar abandonados. En el marco de ese procedimiento, se realizan distintas notificaciones a quien figure como propietario del vehículo en la base de datos de la DGT. También en el propio vehículo se coloca un aviso instando a su propietario a moverlo en un plazo de quince días. Si el propietario no retira el vehículo, la grúa municipal entra en escena para cargarlo y trasladarlo al depósito. Esa actuación devenga una tasa de 63,83 euros en el caso de coches y furgonetas de hasta 2.000 kg y de 159,47 euros en el caso de furgonetas y otros vehículos con un peso entre los 2.000 y los 5.000 kg.
La permanencia en el depósito de un coche o furgoneta ligera, por así llamarla, devenga una tasa de 12,88 euros por día. Las furgonetas más pesadas, salen a 42,55 euros diarios. Todas estas cantidades se cobran, tal y como recoge la ordenanza, al propietario que acude a reclamar que le devuelvan su vehículo. Lógicamente, quien abandona un vehículo nunca o casi nunca acude a reclamarlo y esas cantidades muy rara vez se consiguen cobrar. Al final, la retirada de un vehículo abandonado en la vía pública no acaba costándole nada al propietario, mientras que el Ayuntamiento no recupera el gasto empleado en retirar ese vehículo, que además pasa a ocupar un espacio en el depósito municipal por los siglos de los siglos.
Menudo negocio, ¿no? Quiero decir, para el Ayuntamiento. Tocaría pensar en hacer algo como lo que se hace periódicamente en Oviedo para ganar espacio en el depósito: sacan a subasta los vehículos que lleven en el depósito más de dos meses y cuyos propietarios no hayan mostrado interés alguno en recuperarlos. Es una subasta solo para profesionales del mundo del desguace y para recuperar parte del gasto que conlleva retirar un vehículo abandonado y custodiarlo durante un tiempo.
Quizás tocaría mirar, una vez más, a lo que hacen en la capital. 

Comentarios

  1. Tamien taria bien que los embargaran y se quedaran con ellos y yos dieran otru uso, les furgonetes fijo que venien bien al area de obres, y el clio y el golf no tiene mala pinta...algun uso se yos podría dar seguro y sino otres asociaciones del conceyu como Cruz Roja o Protección Civil

    ResponderEliminar
  2. Suscribo la opinión del anónimo anterior y añado algo más: ¿qué pasa con el continente del vehículo? ¿Se inspecciona o no se inspecciona? Lo pregunto porque la Ford de Gonzalín tenía dentro lo que parecía ser un enorme arcón frigorífico que a saber qué contenía.

    ResponderEliminar
  3. Añado mas, en La Belonga creo recordar que habia cursos de reparación y restauración de vehiculos, porque no se embargan se llevan a la Belonga para que los restauren los alumnos, aprendan, y se de un segundo uso a estos vehiculos, en vez de andar comprando coches cada 2x3. Policia local, las asociaciaciones, Emutsa, el ayto, seguro que pueden sacars muchos usos...En vez del Audi ese que tenia el alcalde el Golf de la foto iria de lujo, seguro que gasta menos...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

NOTA: Se recuerda a los lectores la necesidad de comentar de forma educada y respetuosa.
Mantengamos esta web como un sitio donde las opiniones se expresen con educación y las buenas formas.
eQuipo de EL BLOG DEL MIERENSE