14/2/14

VENTANA A ASTURIAS: De pena

Sentí una profunda pena hace dos semanas cuando, de vuelta a casa, a eso de las ocho y pico, puse la TPA y me encontré con unas increíbles imágenes de cómo había quedado el antes Centro de Interpretación del Calamar Gigante de Luarca después del temporal que destrozó todo lo que pilló a su paso.
Sentí pena por varias razones. La primera, que se trataba de un sitio donde había estado hace cuatro o cinco meses, contemplando las exposiciones y asombrándome de lo bien organizado que estaba, la amplitud del edificio y la calidad de lo expuesto. La segunda, que era algo único en Europa. No hay en toda Europa un museo como el que teníamos en Luarca.
Era algo que se veía venir, ya que, para los que no conozcan el edificio, este está situado muy próximo al mar, con unas vistas impresionantes que se pueden convertir en época de temporales en terroríficas olas capaces de arrasar con todo a su paso, como ocurrió hace dos semanas.
Entonces no solo se perdió el inmueble, sino también varios de los ejemplares expuestos, que no, no estaban vivos (algo que cierta presentadora de televisión nacional no sabía).
Este martes o miércoles el museo volvía a ser noticia y es que, para acabar de rematar, unos vándalos han entrado de noche en las instalaciones y han destrozado todo lo que han podido, tanto expositores como bichos, aumentando todavía más el desastre.
Aunque el Principado ya ha anunciado que se reconstruirá el museo, solo espero que se elija otro inmueble ya que si se reconstruye el que venía ocupando hasta ahora la exposición está más claro que el agua que va a durar poco (hasta que otro temporal llegue).
La tragedia se ha cebado con el CEPESMA, una de las asociaciones asturianas a las que más aprecio tengo, que ha mostrado a lo largo de sus años de vida su compromiso con el medioambiente, la flora y la fauna. 

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Podrían despedir a Mariló de la primera y con lo que se ahorraría del erario público al no abonar su estratosférico sueldo, nos daría para 3 museos del calamar y otro de las patatas bravioli

Anónimo dijo...

Una perdida lamentable e irreparable, y eso que el mar ya habia avisado, esos ejemplares como bien dices erán algo único en el mundo y de gran interés. Un claro ejemplo de lo mas que funciona Asturies.