27/10/12

USTED DENUNCIA: Un abeto talado/ Una señalización confusa

Antes de mostrar los documentos de esta nueva entrega, recordarles, que pueden enviarnos sus vídeos, links, audios, presentaciones en Power Point, imágenes y escritos a elblogdelmierense@gmail.com, poniendo en el asunto la palabra ‘denuncia’.
Junto con el documento debe de adjuntarse una pequeña explicación de lo que se muestra en el mismo. 

La pasarela verde entre Vega de Arriba y el paseo fluvial y su uso por ciclistas vuelve a aparecer en este blog de la mano de Marcos, aficionado a este deporte, que nos comenta que “el Ayuntamiento no da una, se supone que iba a hacerla mitad bicicletas y mitad peatones, pero no lo ha hecho y siguen unas absurdas señales de prohibido circular en bici por ella (sí a pie, entonces eres un peatón, no un ciclista), y todo ello teniendo carril bici tanto antes como después de ella”. Continúa diciendo que “me alegra que nadie o casi nadie las respete, son una bobada y el Ayuntamiento debería quitarlas, no pintan nada ahí, que la cosa vuelva a estar como estaba antes”.

En la calle Ramón y Cajal, justo entre el restaurante Consistorial y una conocida academia había un gran abeto que, “de un día para otro” decidieron talar. Ello es el objeto de la denuncia que nos envía Rosario. Nuestra lectura no comprende “el por qué de esa decisión, un árbol tan alto, esbelto, que parecía tan bien allí donde estaba, sin rozar sus ramas con las paredes de los edificios entre los que estaba, me gustaría que me explicaran por qué se lo han cargado”.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

a mi también me ha dado pena que talaran el árbol, espero que fuera por una causa justificada, algún tipo de peligro, y en cuanto a la señalización del puente, soy ciclista e insumismo a la señal, me parece una tontería, con civismo y educación no tienen porque prohibir nada, y la convicencia entre peatones y ciclistas es perfectamente posible.

Xurde dijo...

A mí tamién me extrañó lo del árbol esti, con lo bien que paecía aende, sin molestar a nadie. Nun creo que fuera porque tuviera enfermu, porque veíase bien. Espero equivocame, pero paezme caprichu del restaurante...

Marisa dijo...

Ese árbol estaba muy bien en ese sitio, prestaba verlo y todo, era como la casa de los Little en Nueva York, ahí entre dos edificios grandes, un toque distinto. Qué lástima!