5/1/13

LAS CRÓNICAS DE PLAUTO: A dos velas

Pasearse una de estas tardes de invierno por Mieres implica ver cosas que te dejan un poco extrañado sobre la realidad del concejo.
El otro día, sin ir más lejos, salí por la tarde a dar uno de mis paseos ‘inspiradores’. Mi primera parada fue la biblioteca pública, con ocasión de devolver un libro y, de paso, sacar otro. Nada más entrar me percaté de la de gente que había en lo que yo llamo ‘rincón de los CD’s’ (a mano derecha según se entra), muchos de ellos estudiantes con sus apuntes y ordenadores.
Viendo aquel panorama me acerqué hasta la sala de consulta (al fondo según se entra, pasando los ordenadores) por curiosidad y miren si habré entrado veces allí que nunca antes la había visto con tanta gente, tanto ‘arriba’ como ‘abajo’, toda esa gente, estudiantes, con libros, apuntes, netbooks y tablets, preparando, imagino, los exámenes de enero.
*La estación de autobuses.
A mi memoria vino una denuncia que publicamos la semana pasada, que entendí viendo aquello, sobre los horarios en periodo vacacional del Campus con el fin de ahorrar luz. Probablemente el llenazo se debiera en parte a la consecuencia de esos horarios.  
Seguí mi paseo bajando por Manuel Llaneza hasta el entroque con Valeriano Miranda y ‘subiendo’ esta última hasta la estación de autobuses. Allí me tuve que detener y sacar una foto: la estación ¡estaba a oscuras! Únicamente estaban dadas las luces la cafetería y las de los baños. Mucha gente mayor de la que va allí a pasar la tarde estaba sentada en los asientos de la ‘sala de espera’, como yo la llamo. Un señor me comentaba que era ya el segundo día que estaba a oscuras… Eso sí, las luces de Navidad en las ventanillas, funcionando. En fin, habrá que ahorrar…
Continué Gutiérrez Quirós y me tuve que detener obligadamente ante la residencia de estudiantes, más en concreto, ante su cafetería, una cafetería que está funcionando bien, suele tener siempre bastante gente y los precios están bastante bajos. Pues, ¿qué creen? Cerrada del 23 de diciembre al 6 de enero inclusive, ¡por ahorrar luz! Y la residencia, también. Desconozco los términos de la concesión pero, ¿por qué no puede abrir la cafetería, aunque sea por las tardes, si seguro que sacaba para pagar la luz que consumiese?
Unos pocos metros más allá, el Campus prácticamente a oscuras, al igual que la zona del castillete de Barredo, sin un mísero foco que alumbre al viandante. Y ahora por la Universidad de Oviedo quiere cerrar sus instalaciones a las ocho de la tarde para ahorrar todavía más… Sin comentarios… Eso sí, las pistas deportivas y demás instalaciones deportivas del Campus consumiendo luz, ¡cómo se nota que ahí lo mantienen los socios!

Está claro que con la crisis, nos hemos quedado a dos velas, como dice el anuncio de Danone. 

2 comentarios:

Xurde dijo...

Coincidió qu'l día que llegué yo de Valladolid fadrá cuatro días taba la estación asina como se ve na foto, y los paisanos aende sentaos, paecía aquello un velatoriu.

Anónimo dijo...

Lo de ahorro de luz es cierto, estas fiestas navideñas conozco a un chico que fue a estudiar a la biblioteca de la universidad y a la hora de estar alli, le dijeron que se marchara porque era el unico estudiante y no iban a tener la biblioteca para el solo, jajaja!!