16/3/13

USTED DENUNCIA: El empedrado del Puente La Perra / Zonas que deberían ser para soltar los perros

Antes de mostrar los documentos de esta nueva entrega, recordarles, que pueden enviarnos sus vídeos, links, audios, presentaciones en Power Point, imágenes y escritos a elblogdelmierense@gmail.com, poniendo en el asunto la palabra ‘denuncia’.
Junto con el documento debe de adjuntarse una pequeña explicación de lo que se muestra en el mismo.

Empezamos de la mano de Ramón, que nos traslada hasta un lugar conocido por todos los mierenses: el Puente La Perra. “por mi profesión entiendo bastante de empedrados, suelos y demás y me llama la atención la dejadez que presenta desde hace ya varios meses el emblemático Puente de La Perra, tanto a nivel de mobiliario urbano como a nivel de suelo… ¿Nadie se ha fijado cómo está el empedrado? ¡Deberían limpiarlo ya! ¡No entiendo a qué están esperando! ¿A que se haga un jardín sobre el puente? ¿Acaso no saben que puede ser perjudicial para las propias piedras y baldosas del suelo?”. 

Y  continuamos con Emma que se sirve en parte de una de las denuncias de la semana pasada, referida a la prohibición de que los perros entren en el Parque Jovellanos, criticando que “el Ayuntamiento haya apostado por zonas de suelta para perros que están en el quinto pino, como decía un comentarista la semana pasada, y que nos quedan a todos los que tenemos perro muy a desamano… ¿Por qué no hacerlas en los solares que tenemos vacíos en Mieres, como el ‘prau’ que hay detrás de Muebles Vallejo (donde yo llevo a mi perro) o el que está donde la estación de autobuses (donde van muchos a sacar al perro), en vez de gastar en hacerlas en sitios peligrosos y sin vallar ni nada?”

2 comentarios:

Héctor Fernández Ardura dijo...

Yo además apunto, que una zona dispuesta para que nuestras mascotas corran, tienen que tener una fuente cerca, es indignante los meses que aprieta el calor en mieres, la cantidad irrisoria de fuentes ( que funcionen)

Balán dijo...

Eso que comenta Enma si que estaba bien hacerse, ese espacio de detrás de Vallejo, como el solar de al lado de la Estación o un poco de la Sierra de Máximo hubieran sido unas zonas de esparcimiento canino perfectas, en pleno casco urbano, amplias, sin peligro de que el perro caiga al río y se mate... Tristemente aquí los políticos no ven ni opina lo que el pueblo sí ve (véase los contenedores y cubos)