15/6/13

LAS CRÓNICAS DE PLAUTO: Resucitando al kisco

Hace un par de días me levanté, y como suelo hacer todas las mañanas, me puse a echar una ojeada a la prensa a la par que desayunaba mis tostadas y mi café.
En ocasiones esta ancestral costumbre me ha sido perjudicial, ya que el leer una noticia no deseada te puede poner de mal humor nada más levantarte y, casi siempre, ese mal humor dura hasta el último minuto del día. Sin embargo ese día ocurrió lo contrario, ya que leí una noticia relacionada con una de mis peticiones o reivindicaciones “históricas” que más de una vez he comentado en este espacio.
Les comento… En la calle Manuel Llaneza, justo delante del Liceo, hay una caseta o kiosco propiedad del Ayuntamiento anteriormente usada como kiosco-heladería (por Helados Diego, si mal no recuerdo), y que luego fue a parar a manos de Emutsa, que colgó por allí sus horarios. A partir de entonces se usó alguna que otra vez cuando lo del día sin coche (en ella repartían libros y folletos) y poco más. ¿Una pena, no?
Siempre he defendido la necesidad de aprovechar esos inmuebles que el Ayuntamiento tiene en propiedad pero sin uso, como buenas fuentes de ingresos, que no vienen nada mal en los tiempos que corren, y menos tratándose de un inmueble tan céntrico que puede servir nuevamente de kiosco (vendería lo invendible, estando delante de dos colegios y frente a otro), o de cualquier otra cosa. Entonces, ¿por qué tenerlo parado, llenándose de telarañas? Esas eran las preguntas que venían a mi mente cada vez que pasaba por delante de él. Recuerdo que cuando lo comenté en este espacio hubo varios lectores que apoyaron mi idea.
¡Estamos de enhorabuena! El Ayuntamiento acaba de sacar a concurso ese kiosco y su uso por parte de cualquier persona que cumpla con un único requisito: tener una antigüedad mínima de un año de inscripción en el INEM. Cumpliendo con ese requisito, aparentemente, podría optarse a la explotación del inmueble.
Queda por saber qué retribución obtendrá a cambio el Ayuntamiento, pero sea la que sea, está claro que ganamos todos: tanto los mierenses como quien de él se ocupe. Claro que, pensándolo en frío, queda también por ver que no quede desierto el concurso y la cosa siga como está.
No obstante, el primer paso está hecho y como me habrán oído decir cientos de veces, igual que se critican las decisiones desacertadas, hay que aplaudir las acertadas. 

2 comentarios:

Xurde dijo...

Yo tamién facía esa reivindicación y tamién m'alegré al sabelo. ¡Yera hora!

Julia dijo...

Ahora solo falta que aparezca alguien que lo lleve.