21/3/14

LAS CRÓNICAS DE PLAUTO: Las cosas de palacio van despacio (III)

Sé que quizás, en cierta manera, pueda resultarles repetitivo el artículo de esta semana, ya que acaban de leer un reportaje sobre cosas que se proyectaron hacer y quedaron sin hacerse. Sintiéndolo mucho, yo también voy a hablarles de una promesa un tanto incumplida hasta el momento que vuelve a hacer ver aquello de que las cosas de palacio van despacio.
Dicho esto, comienzo.
Hace un año y tres meses una lectora denunciaba en esta misma web el estado de deterioro, a causa de numerosos actos vandálicos, del monumento conocido como “Accidentes mineros del Valle de Turón”, situado frente al Barrio San Francisco, que venía a homenajear a todos aquellos que perdieron su vida en los pozos del valle a través de unas dieciocho o veinte placas con todos los nombres, apellidos y años en que habían fallecido.
Un monumento que a mí me encantaba y que siempre que iba a Turón procuraba ir a ver.
El caso es que, a raíz de aquella denuncia, un grupo político (creo que el PSOE) llevó a las pocas semanas el asunto a Pleno. En aquel Pleno se afirmó desde el Gobierno local que ya se tenían algunas placas de las que sustituirían a las destrozadas y que, efectivamente, el monumento se iba a restaurar confiando en que no volviera a ser víctima del vandalismo.
Así quedaron las cosas hace ya un año, más o menos. El primer viernes de febrero me desplacé a Turón, tras una temporada larga sin ir por allí, y, como siempre hago, me pasé a ver el monumento, confiando en encontrármelo recuperado y con el resplandor que tenía cuando se inauguró en 2005.
Mi sorpresa fue mayúscula al ver que solo quedan cuatro placas, eso sí, se han pintado las paredes del panteón, pero del resto de las placas no hay ni rastro. Me comentaba un señor que andaba paseando por allí que habían pintado ya hacía algunos meses, pero no se había vuelto a ver a nadie por allí.
Confío en que, preferentemente a corto plazo, se vuelvan a reanudar las obras y que el asunto de restaurar el mausoleo no quede en agua de borrajas, como tantas cosas que prometen quienes nos gobiernan (ya sea a nivel local, regional o nacional).
No se puede homenajear a tanta gente para luego volver a dejarlos en el olvido. 

1 comentario:

Julia dijo...

Seguro que si los destrozos hubieran sido en la zona del monumento del pozo Fortuna ya estaban arreglados desde hace tiempo.
Este monumento, como no lo ve nadie, ahí se queda.