31/10/14

REPORTAJE: El Mieres de los fantasmas

Dadas las fechas con las que coincide la publicación de esta nueva entrega, hemos decidido recordar en un pequeño reportaje algunos de los más sonados fenómenos paranormales acontecidos en el concejo.
Fantasmas que, muchas veces, nacen a medio camino entre la realidad y la leyenda, algunos de los cuales han despertado el interés de ‘expertos’ en esa materia.
Este reportaje, quizás distinto a lo que habitualmente solemos ofrecerles, ha sido elaborado tomando por base artículos de prensa, tanto escrita como radiofónica y televisiva.

-El fantasma del cementerio de La Belonga
Desde el siglo pasado existe en Mieres una leyenda relacionada con fantasmas y con el cementerio civil del concejo. La gente aseguraba (y aseguran) que acercándose hasta allí el día 1 de noviembre era posible oír los lamentos de una mujer pidiendo socorro. Muchos apuntaban a que la mujer era una mujer que había sido asesinada allí y que desde entonces buscaba a su asesina llevando entre manos un zapato rojo que aquella había olvidado en el lugar del crimen. 
*Lugar donde Anisia asesinó a Eugenia.
En este caso la leyenda también parte de hechos reales, en concreto, de un asesinato acontecido el 1 de noviembre de 1911 en ese cementerio. Una mujer apuñalaba a otra. La otra, Eugenia Ríos, pedía auxilio a voces. Su asesina, Anisia Álvarez (conocida como “La Antroxina” dada su afición a la moda ‘vanguardista’), fue detenida pocas horas después en El Curión, un pueblo cerca de La Pereda. Anisia declaró al respecto que siempre se había llevado bien con Eugenia, pero que una vez la sorprendió golpeando a una niña y que la invitó a que dejase de hacerlo. Según Anisia, Eugenia empezó, desde aquella vez a insultarla siempre que la veía, lo cual hizo que Anisia, para protegerse, saliese siempre a la calle con un cuchillo ‘pequeño’, de 33 centímetros de hoja. Fue en una de esas riñas cuando Anisia decidió dar uso al cuchillo, matando a Eugenia. Anisia tenía 20 años y llevaba tres meses casada. Con las prisas se olvidó en el cementerio de uno de sus zapatos, de color rojo.
Fuera de la causa, muchos apuntaban a que el móvil del crimen había sido los celos que Anisia sentía por Eugenia, antigua novia de su marido. Sea como fuese, Anisia, que estaba además embarazada de unas pocas semanas cuando cometió el crimen, fue condenada a 12 años de prisión. El fiscal pedía para ella la pena de muerte por garrote vil.

-Los fantasmas del colegio de La Salle, en Turón
Las obras del edificio Nuestra Señora de Covadonga finalizaron en el año 1917. Sin embargo, lo que iba a ser un colegio no lo fue efectivamente hasta el año 1939. Durante la Guerra Civil sirvió como cárcel y en él se cometieron numerosas ejecuciones. Turón había participado activamente en la revolución y las consecuencias durante la Guerra fueron bestiales. Inicialmente se usaba solo a modo de cuartel, procediéndose a ejecutar a los recluidos en el pozo Fortuna. Sin embargo, dado el revuelo que ello ocasionaba, se pasó a ejecutar a la gente en el propio patio del colegio.
Tiempo atrás, en 1934, las tropas revolucionarias capturaron a nueve profesores religiosos en el interior del colegio. Tras cuatro días de cautiverio fueron llevados hasta el cementerio para ser asesinados. Esos son, desde 1999, los Mártires de Turón.
*Fachada principal del Colegio La Salle.
Los vecinos de la zona aseguraron durante años que en los pasillos del colegio pueden verse sombras y luces extrañas, aunadas a gritos de dolor. Y es que muchos coinciden en señalar que bajo el asfalto que hoy cubre el patio del colegio hay muchas personas enterradas. De hecho, en los años 50 una pequeña obra en ese patio hizo que unos niños encontrasen huesos y cráneos que les obligaron nuevamente a enterrar.
En el año 2007 la Plataforma Juvenil de Turón tomó la iniciativa de ‘investigar’ más a fondo el asunto. Contactaron con Gaipo, un grupo de investigadores asturianos expertos en fenómenos paranormales. Desde Gaipo hicieron, de noche, distintos barridos fotográficos para captar posibles anomalías. En uno de ellos se pudo ver una luz verde que cruzaba en dirección a la cámara, situada cerca del lugar donde habían estado retenidos los religiosos ejecutados.
Se realizaron psicofonías que captaron mensajes de dolor. Se escucharon distintas voces que gritaban cosas como “ayudadme”, “maltrato”, “llámame” o “cobardes”. A veces iban acompañadas de golpes en los muebles, fallos en los aparatos que realizaban las grabaciones…
Desde Gaipo se siguió investigando, realizándose nuevas psicofonías y recogiendo testimonios que permitiesen conocer a fondo el asunto. Así, encontraron testimonios como el de Ángel Ortega, que entonces tenía 95 años. Su mujer había sido asesinada, estando embarazada de siete meses, al no querer revelar el paradero de su marido.
En 2007, el mismísimo Iker Jiménez se interesó en este asunto, viniendo a Turón a grabar un reportaje para su programa de televisión.

-El fantasma del pozo Santa Bárbara
En el año 1988, “La Nueva España” se hacía eco de un rumor paranormal que corría por el valle de Turón. Se comentaba en aquel entonces que, en una galería del pozo Santa Bárbara, un vigilante y varios mineros habían sido sorprendidos por la aparición del que se conoció como ‘fantasma minero’: un hombre bien vestido, con traje de calle, que tenía, sin embargo, una particularidad y es que tenía la cabeza cortada. Les llegó, incluso, a hablar para advertirles de que algo iba a pasar.
Casualidad o no, una semana después de la aparición del fantasma, un minero falleció en las tolvas de esa misma mina, tras ser ‘tragado’ por el carbón cuando fue a desatrancar una de las tolvas.
En el mismo ‘viaje’ que hicieron para visitar el colegio de La Salle, miembros del equipo de “Cuarto milenio” se desplazaron hasta el pozo e intentaron recabar algún testimonio de los mineros que, ‘in situ’, habían visto al espectro. En aquel programa explicaban que la aparición de fantasmas sin cabeza era, casi siempre, aviso de que la muerte estaba cerca.

-¿Fantasmas en el antiguo sanatorio de Bustiello?
Así se aseguraba, hace unos meses, desde el programa “Tiempo Cero”, dedicado a temas relacionados con la parapsicología y emitido en Onda Peñes, la radio de la Mancomunidad del Cabo Peñas.
*Fachada del viejo sanatorio de Bustiello.
Varios de sus colaboradores pasaron una noche en el propio sanatorio. Eso fue en enero de este mismo año.
Colocaron cámaras de infrarrojos y detectores de movimiento en todos los pasillos y se dedicaron a recorrer el complejo, en busca de lo paranormal y con la grabadora en mano.  
Según relatan en reportaje que puede verse en Youtube, la noche empezó con un sensor, que saltó pese a no haber nadie en la planta donde estaba colocado y con extraños olores ‘a medicinas’ que iban y venían. La noche continuó con la grabación de una voz de mujer, junto a otras breves psicofonías.
Esta fue la primera vez que alguien se interesó, para buscar lo paranormal, en el viejo sanatorio de Bustiello. Ahora bien, ¿será la última?  

-Más ‘fantasmas’
La prensa ha recogido a lo largo de las últimas décadas numerosas historias de fantasmas. Unas resultan más creíbles que otras, pero bien es sabido que, a veces, la noticia es que no hay noticia y hay que rellenar con lo que se pueda.
Eso mismo parece ser lo que ocurrió en una edición de “La voz de Asturias” de mediados de febrero del año 1970, que recogía un escalofriante caso:
“Eran las dos de la mañana cuando la señora Carmen García García regresaba a su casa ubicada en la calle Enrique Cangas (hoy Alfonso Camín) tras haber ido a la farmacia a comprar medicamentos que su hijo enfermo necesitaba, cuando, de repente se topó con un hombre de extraña apariencia. El hombre, según ella, se paró ante ella y, sin mediar palabra alguna, le dio dos besos y desapareció por completo. Es muy posible que dicha visión sea producto de su imaginación ya que la anteriormente mencionada, llevaba varias noches sin dormir por culpa de la enfermedad de su hijo [...]”

También se recogen varias apariciones un tanto sospechosas en nuestros días pero que en el siglo pasado podrían colar como fantasmales, como ocurrió con esta que pasó en Turón (no se dice exactamente dónde) y que recogía “La voz de Asturias” en  marzo del año 1977:
“[…] la muchacha iba sola, a eso de las dos de la tarde, para su casa, tras haberse apeado del autobús en La Felguera, cuando, en una curva saltaron de un prado que hay a mano derecha, dos sujetos ataviados con sábanas que empezaron a gritarle y a acercársele. Ella corrió, dejando atrás un pequeño cesto que traía consigo, hasta llegar a su casa, a poco más de cuatrocientos metros. La muchacha no cree que vuelva a caminar sola por esa zona, dado el mal trago acontecido en el día de ayer”.  
Cada cual que piense lo que quiera.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy interesante reportaje. Leyendas que hablan de fantasmas, todas ellas surgidas de la realidad. La única cosa que no me cuadra es lo del sanatorio de Bustiello. He visto el vídeo que enlazáis y no sé, igual hay algo, pero no me lo creo.

Anónimo dijo...

¡AH! Y muy curiosas estas dos últimas 'hazañas'. Vaya pícaro el fantasma de Turón jejeje.

Anónimo dijo...

No comentáis nada del Hospital Álvarez Buylla????? Al parecer, al poco del cambio, el de seguridad que estaba por las noches vio cosas raras..........

Noelk dijo...

Interesante y sobre todo ameno reportaje, felicito al blog del MIERENSE...dicho esto y separando el grano de la paja, un par de apuntes;
1-Hace unas décadas se puso de moda ponerse unas sábanas y hacer el fantasma-nunca mejor dicho-, pensemos que de aquella no había las facilidades de transporte de hoy día y el que iba a cortejar ,por ejemplo,lo hacia caminando...a oscuras y pasando por castañios ;-) se dé varios casos...
2-lo del fantasma del pozo es una fantasmada...una broma de mineros...
3-Si es cierto que en MIERES hay ciertas zonas, que bueno, la gente evitaba, sobre todo boscosas y sombrías,sin fauna, sólo la curuxia...donde me han contado cosas inquietantes, algún dia con tiempo las transcribiré..una lástima lo del pozo pues,4 milenio perdió tiempo con una broma pudiendo haber ido a alguno de estos lugares,que a buen seguro no les hubieran defraudado...
4-Enlazando con el tema, el poltergeist de la cuenca (muy bien documentado,Ernesto Burgos escribió sobre el en LNE) , el cuelebre de Aller, también publicado en prensa y respecto a los bromistas,destaca el astuto hostelero allerano que uso estos fenómenos paranormales para hacer caja en su establecimiento...
Y lo del hospital, pues si, hubo rumores, animo a los "investigadores" a realizar allí psicofonias o lo que sea que se haga en estos casos...:-) eso si,haberlos haylos, yo era escéptico y en cierta ocasión fui a cierto sitio del concejo y...bueno la próxima noche de difuntos (que jaloguin, ni leches) os lo cuento,salu2 a los mierenses de bien.

Anónimo dijo...

Ese guarda de seguridad ¿Fuma? Es que hay tabaco que te pone como una moto.

Julia dijo...

Me uno a la felicitación. Un reportaje muy entretenido.
Yo la verdad es que no creo mucho en estas cosas, aunque sí que visité hace unos años cierta casa en Bélmez, aprovechando que andaba por la zona y debo confesar que lo que vi allí me sirvió para darme cuenta de que hago bien en pasar de estas cosas. Contemplar las manchas era como contemplar un cuadro de arte abstracto: cada cual veía lo que quería.