9/1/15

LA TRIBUNA DE MONTERDE: En las listas, los de Mieres que vivan en Mieres

Estamos ya, aunque parezca mentira, en enero de 2015, a tan solo cuatro meses y poco de las elecciones municipales y autonómicas. Respecto de las primeras, leía hace unas semanas unas declaraciones de alguien del un partido a nivel local, no recuerdo si del propio presidente del partido o de alguno de los concejales, en las que se aseguraba que se iban a evitar ‘familias’ y ‘familiares’ en la lista electoral de ese partido de cara a mayo de 2015.
No es algo que me moleste mucho, pero sí que es cierto que queda un poco feo eso de encontrarte en una misma lista electoral a varios parientes (marido y mujer; hermanos; primos…). Lo triste es que pasó en todas las grandes listas electorales que se presentaron para mayo de 2011. Pero allá ellos.
Al hilo de esas declaraciones se me vino una cosa para comentar en una de estas ‘tribunas’, y que espero que ‘chirríe’ tanto al posible lector como me ‘chirría’ a mí…
Basta coger cualquiera de las listas de mayo de 2011 para encontrar, en el principio, en el medio o en el final, a alguien que se presenta para entrar en el Consistorio mierense pero vive en Oviedo (quien dice Oviedo, dice cualquier otra ciudad o pueblo de fuera de Mieres). Dentro de esos, hay algunos, los menos descarados, que permanecen empadronados en Mieres, pero viven fuera, y a Mieres vienen, si a caso, a las reuniones del partido y a poco más. Hay que aparentar interés en Mieres.
Los hay que directamente no están ni empadronados en Mieres, pero se presentan igual. ¡Viva la coherencia!
*Varias listas electorales sobre en una mesa.
Los primeros hacen pasar por segundas residencias lo que en realidad son sus domicilios a todos los efectos (viven allí, trabajan allí, pagan su hipoteca allí…) y aquí solo mantienen una casa en algún pueblo o el piso de sus padres o abuelos, que es lo que les sirve para permanecer empadronados en el concejo.
Decir que me parece uno de los mayores engaños que se le puede hacer al votante, al margen de las promesas que luego se incumplen, es poco. Esto no es el fútbol, donde cada equipo ficha a quien le dé la gana, con independencia de dónde sea o viva. Esto es política y digo yo, que no soy más que un ciudadano raso, que sabrá hacer mejor política el que viva en Mieres (ya no digo que trabaje en Mieres) que el que vive fuera y se pasa por aquí de vez en cuando.
Es tan absurdo como poner de ministro o secretario de Estado a un español que vive en Francia.
Supongo que se seguirán viendo casos de estos en las listas de 2015, porque la política evoluciona lo justo y necesario. Sí. Es triste, muy triste. 
Publicar un comentario