3/7/15

Se busca uso para el pozo Santa Bárbara, una vez concluidas las obras de rehabilitación
El Ayuntamiento quiere evitar que el rehabilitado pozo Santa Bárbara termine convertido en otro equipamiento con potencial turístico pero sin uso como le ha pasado, por ejemplo, al pozo San José.
*Castillete del pozo Santa Bárbara, con su nuevo color.
El Vicealcalde, Manuel Ángel Álvarez, explicó que el Gobierno local y Hunosa iniciarán en breve conversaciones para dotar de contenido a las remozadas instalaciones. En este caso concreto, el hecho de que la vieja instalación minera esté catalogada como bien de interés cultural (BIC) establece unas exigencias especiales que deben ser respetadas y atendidas.
"El pozo deberá abrirse al público un periodo mínimo para que pueda ser visitado", apuntó Álvarez. Las características de la mina de La Rabaldana (con una parte pendiente de acondicionar) obligará a realizar trabajos adicionales para garantizar la seguridad y acotar las zonas visitables: "Entendemos que Hunosa tendrá que determinar los espacios que serán abiertos al público, estableciendo un recorrido por las zonas que han sido objeto de rehabilitación". Y es que la intervención abordada en el equipamiento solo afecta a los dos castilletes, la sala de compresores y el pozo de ventilación. Las obras se han alargado durante un año y han contado con un soporte económico de 662.483 euros.
Establecer un marco de visitas es solamente es una parte del trabajo logístico que aún queda pendiente. El Ayuntamiento aspira a que el pozo Santa Bárbara se integre en un ambicioso proyecto que convierta a Turón en un parque industrial. Por ahora no se vislumbra uno uso concreto para la instalación.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Va a ser un ecódromo. ¿Qué qué es eso? Un lugar donde entras, dices algo y te contesta el eco. Este se queda tan vacío como el San José.

Anónimo dijo...

De todas formas, mejor arreglado y vacío que echo un asco y vacío.

Anónimo dijo...

A ver en qué quedan las ideas para Turón y el turismo industrial.
Espero que no queden en nada, como todo lo que se hace aquí. En la cuenca del Nalón hay poco pero se mueven bastante.
Tienen claros ejemplos de turismo industrial en Alemania, en la cuenca del Ruhr. Hay que moverse y mucho, pero nadie dijo que fuese fácil.

Lo que está claro es que no podemos vivir de los bares...