30/10/15

PEQUEÑAS SEMBLANZAS DE GRANDES MIERENSES: Gerardo Iglesias

Gerardo Iglesias Argüelles nació en La Cerezal, un pueblo de la zona alta de la Güeria de San Xuan, el 29 de junio de 1945.
Con tan solo cinco años fue testigo de la tortura a la que fue sometido su padre tras ser detenido por la Guardia Civil por apoyar a los guerrilleros antifranquistas. Varios años más tarde, cuando aún no contaba con quince, entró a trabajar en el pozo Fondón. Antes, había trabajado como ayudante de diversos albañiles. Contaba quince años cuando comenzó a militar en el Partido Comunista de España (PCE).
*Gerardo Iglesias, en su despacho.
En 1962, con motivo de la huelgona minera de ese año, fue detenido por primera vez. Solo un año después, y recién alcanzada la mayoría de edad, se convertía en miembro del Comité Regional del Partido Comunista de Asturias.
Volvió a la cárcel en 1966, siendo detenido junto a otros miembros de la Coordinadora Provincial de CCOO y resultando condenado a cuatro años y medio de prisión, que cumplió en gran parte.
En 1973 fue elegido miembro del Comité Central del PCE y detenido nuevamente, cumpliendo otro año de cárcel.
Tras el fin de la dictadura franquista, se convirtió en el primer secretario general de CCOO en Asturias, en 1976, y secretario general del PCA, en 1978. Su carrera política continuó en ascenso, llegando a ser secretario general del PCE en 1982.
En 1986 participó en la creación de Izquierda Unida, de la que fue elegido coordinador general. Dos años después, en 1988, renunció a todo y se reincorporó a su antiguo puesto en la mina, en el Pozo Polio, en el que permaneció varios años hasta que un accidente laboral le ocasionó una dolencia óseo-nerviosa que acabó derivando en una lesión en parte de los nervios que recubren las vértebras.
En 2011 publicó su primer libro, Por qué estorba la memoria, en el que recorre la historia de los maquis en Asturias durante la Guerra Civil.
A sus 70 años, vive en la actualidad en un barrio periférico de Oviedo y conserva su casa en La Cerezal, pueblo al que viene bastante a menudo.

4 comentarios:

Xurde dijo...

SINDICALISTA con toa la extensión positiva de la pallabra. Deberíen munchos copiar d'él.

Anónimo dijo...

Muy sano en sus ideas al que el manipulador Carrillo colocó en la secretaria general para poder seguir mandando en el partido pero Gerardo dijo que no se prestaba y prefirió volver a la mina. Todos los sindicaleros de españa..deberiais escojer una fecha y nombrarlo vuestro patrono, porque fue un ejemplo de honestidad y esa palabra para vosotros esta en deshuso. Un saludo: JEROMIN.

Topo dijo...

Un grande del sindicalismo y de la política. Yo tuve la ocasión de charlar varias veces con él y la verdad es que da gusto escucharle hablar, de lo que sea. Se necesita más gente en el mundo sindical y político como Gerardo.

Anónimo dijo...

Gerardo habla de lo que sabe y es prudente con lo que desconoce y no como la esperanza blanca del socialismo el ilustrado Pedro Sanchez que en TVE se dirije a los jovenes explicando que el divorcio lo implantó en españa Felipe Gonzalez (ji ji ji )pobre diablo que no tien ni puta idea de nada y quiere llegar a la Moncloa...este va a hacer bueno a Zapatero.