3/6/16

LA TRIBUNA DE MONTERDE: Telefónica, un problema más en la zona rural

¿Qué es lo que ve en la imagen que acompaña a este artículo? Está viendo algo que va camino de ser una seña de identidad de este concejo y de cualquier otro municipio que tenga, como es el caso de Mieres, pueblos. 
Lo que se ve en la imagen es un vestigio de una época pasada, pero a la vez cercana en el tiempo. Es lo que tienen los avances tecnológicos… Hacen parecer de la prehistoria cosas que existían y funcionaban con normalidad hasta hace diez o quince años.
Un viejo poste de Telefónica… Eso es lo que se ve en la imagen. Uno de aquellos postes de madera que servían para llevar los cables de línea entre los distintos pueblos. Postes que están comenzando a venirse abajo, porque llevan ya unos años en pie, soportando todo tipo de inclemencias meteorológicas. El de la imagen se encuentra planeando, literalmente, sobre el paseo que une Mieres con Rioturbio, a la altura de Costabil, más o menos. De caer, probablemente alcance el paseo, si alguno de los árboles no se lo impide.
*El poste en cuestión, inclinado sobre el paseo.
Una mujer ponía el grito en el cielo el otro día, de la que yo iba caminando por esa concurrida senda. “¡Cómo es posible que lo tengan así!” o “¡Para cobrar andan listos!” eran algunas de las exclamaciones que pronunciaba al respecto.
La señora no estaba al tanto de que no es un hecho aislado, sino algo que se ve en cualquier pueblo que se precie en el que haya o haya habido algún teléfono fijo. Es la nueva batalla con la que tienen que lidiar muchos que viven en pueblos y conservan su teléfono fijo.
En una época dominada por los teléfonos móviles, Telefónica (o Movistar, ahora) ha pasado de todas aquellas fuentes de ingresos de antaño. Ha mandado a tomar por saco a las cabinas y poco a poco está mandando a tomar por saco a los teléfonos fijos que quedan en zonas rurales. Recuerdo que hace tiempo me contaban el caso de un señor mayor, de un pueblo de la zona de Turón. Estuvo dos o tres meses sin teléfono, porque el poste se cayó, se enredaron los cables en no sé donde, y se fue la línea. Su hija llamó a Movistar en varias ocasiones, obteniendo respuestas vagas y nada concretas. Consiguió que mandaran a alguien y un nuevo poste y que se restableciera la línea después de presentar una reclamación en los servicios de consumo. También consiguió que le diesen algo de dinero, a modo de indemnización por los dos o tres meses sin línea. 
Como no hay pocos problemas en la zona rural, uno más. 

2 comentarios:

Xurde dijo...

Ya quitaron casi toes les cabines de Mieres n'estos últimos díes. Ta visto que lo de los fijos en los pueblos van a acabar reconvirtiéndolo a falsos fijos, tipo los que venden Orange y Vodafone, que son tarxetes de móvil metíes en telléfonos inallámbricos.

Felipe dijo...

No te creas Xurde, los fijos falsos esos de los que hables van bastante bien y salen a cuenta, porque por 15 euros al mes tienes teléfono con no sé cuantos minutos. La putada ye pal que te llame, que llama a un móvil pensando que ye un fiju y si nun tienen tarifa plana o alguna cosa de eses, sale la llamada por un picu.