9/9/16

Desaparece la corza que cayó al Caudal en abril
*Fallido rescate del animal, en abril de este año.
La Dirección General de Recursos Naturales, dependiente de la Consejería de Fomento, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente ha remitido un escrito al Ayuntamiento en el que informa de que, tras las pertinentes labores de búsqueda en pro de conseguir su rescate, "la corza que se encontraba en aguas del río Caudal a su paso por Mieres ha dejado de estar presente desde el día 22 y no se la ha vuelto a ver".
Sobre qué podría explicar su desaparición, los responsables de Recursos Naturales apuntan en su escrito que la época de celo la ha podido llevar nuevamente a su habitat natural, escapando del Caudal en una época en la que, además, el río baja con poco agua.
La corza apareció en el cauce del Caudal el 29 de abril. Tras un intento fallido de rescate, el animal se refugió en una de las islas del río, a la altura de El Norte. Allí parió dos criaturas, que acabaron muriendo a comienzos del mes de junio. Muchos fueron los vecinos que se preocuparon por el animal durante su estancia a orillas del Caudal, llevándole todo tipo de comida, desde fruta y pan hasta pasto, que algunos se encargaban de segar en los márgenes del paseo fluvial.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Cuando una corza entra en celo le salen alas y sale volando? Me parece ilógica esa explicación. ¿No estará más bien muerta en algún pozo del río o en una orilla, en el mejor de los casos?

Dimas dijo...

Con que rapidez actua el Principado. Cuatro meses en el río en los que todos pasaron de la corza. Vienen, se dan una vuelta y al no verla deducen que por el celo ha hecho sus maletas y se ha ido.

Anónimo dijo...

El sexo es lo que tiene ..mueve montañas. Burro muerto la cebada al rabo...así no hay mas polémicas. Lamentable que el pobre animal estuviera prisionero desde abril en el cauce y el principado,con los medios que tiene,no haya hecho nada.

Felipe dijo...

No hicieron nada pese a los avisos que dieron la gente y el ayuntamiento. Dijelo va unos meses, si fuera un perru o un gatu, ´no hubiera pasao una sola noche en el río por muy asustau y huidizu que tuviera.