14/10/16

LA TRIBUNA DE MONTERDE: La agonía de FEVE

Que FEVE no pasa por su mejor momento es algo que se sabe desde hace tiempo y que la prensa se ha encargado de poner de manifiesto en incontables ocasiones, con las consiguientes críticas de usuarios, políticos de oposición y demás. Sin embargo, comprobar por uno mismo hasta dónde de mal está FEVE impresiona, y mucho.
No soy viajero habitual, pero hace unos días tenía que ir hasta Cabañaquinta. No tenía coche, así que, entre tren o autobús, me decanté por el tren. Miré los horarios, y a eso de la una menos veinticinco pasaba el tren por Mieres. Fui para allá y me llamó la atención nada más entrar la de gente que había en el interior de la estación. Pensé que sería por la hora y no le di mucha importancia. Saqué billete, pasé al andén y me puse a esperar. Eran las doce y veinticinco.
*Un tren de FEVE entra en la estación de Mieres.
Diez minutos después la megafonía anunciaba la llegada y posterior partida del tren, sin que el tren llegase. Una menos diez y el tren sin llegar. Toqué a la puerta del despacho del jefe de estación para preguntarle qué ocurría. Salió y me respondió “el anterior servicio tuvo una avería en Piñeres y estamos teniendo retrasos. Viene ahora el que va para Baiña”.
“Siempre tenéis averías o retrasos, no sé cómo os las arregláis. El otro día, casi dos horas aquí esperando” espetó una mujer que estaba sentada en el andén. “Miren. Entiendo que protesten, pero no hay gobierno, no hay dinero y hacemos lo que podemos con lo que tenemos. Muchos de los trenes vienen cascados del sur, los motores fallan, los mecánicos hacen lo que pueden y vamos tirando”, le dijo él. El tren que tenía que haber llegado a las doce y cinco llegó a la una y se fue a Baiña con unos cuantos de los viajeros que esperaban en la estación.
Veinte minutos después, volvía a Mieres y, por fin, otros cuantos, entre ellos yo, conseguíamos poner rumbo a Aller. Era la una y veinticinco, más o menos. Una hora de espera y cincuenta minutos de retraso. Un tren tan pintado como el de la foto, con unos años encima, y en cuyo interior se podían ver pegatinas con el recorrido de una línea de Cartagena. ¿Dónde quedaron aquellos trenes tan modernos que se pusieron a funcionar en Asturias hace cuatro años?
*El autobús de refuerzo, estacionado en Moreda.
No hay medios y tampoco hay recursos, como se ve con el aprovechamiento de trenes que vienen ya cascados de otros sitios. La cosa está mal y es un servicio que cada vez cuenta con menos viajeros y cuya supervivencia pende de un hilo. Como cualquier empresa, Feve quiere ganar viajeros, pero lo más seguro es que acaben perdiendo los que tienen con tanta avería y tanto retraso. Ahí no queda la cosa… Al llegar a Moreda una persona exclamó… “¡Ahí tenéis el autobús! No sé pa qué está ahí si cuando hay avería no se usa!”. Sí. Resulta que Feve tiene autobuses “de socorro” en diversos puntos de sus líneas (en la del Caudal, un autobús de Río Negro, en Moreda), pero parece ser que aquí no se usa o se usa muy poco para cubrir los trayectos en caso de averías. Se prefiere dejar a la gente en tierra a tirar de autobús.
¿Qué hubiera pasado si lo que les acabo de contar se hubiera producido a las ocho de la mañana, con gente que va al trabajo? ¿También les iban a dejar en tierra casi una hora? ¿Tanto cuesta, volviendo al tema si hay una avería y no es posible mantener el ritmo de los trenes, pedir un autobús y cobrar el mismo billete que se cobra, de 1,65 euros, si mal no recuerdo?
No veo nada claro el futuro de FEVE, al menos no como la conocemos ahora, en un estado casi agonizante. Ojalá me equivoque, porque el servicio, aún cuando tenga pocos viajeros, no deja de ser necesario tanto para los concejos que une como para las familias que viven de él. 

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Salta a la vista que quieren destruir los servicios públicos. Con RENFE pasa más de lo mismo. Hace años llegaban puntuales, la estación de Gijón estaba céntrica, en ciertas ocasiones había trenes nocturnos. Ahora nada de nada y los viajeros en picado.
Con el tema de Gijón fijo que cierta empresa de autobuses internacional se está haciendo de oro con el trayecto Oviedo-Gijón.
Con FEVE quieren echarlo abajo para cerrarlo, con RENFE llegar el momento de privatizarlo...

Anónimo dijo...

Yo soy usuario habitual de Feve y es cierto lo de los retrasos, averías y lo del autobús, tanto en Mieres como en la línea a Infiesto que también uso de vez en cuando.
Lo que me sorprende es que pese a los recortes Feve mantiene revisores y personal en prácticamente todas las estaciones (no apeaderos), mientras que muchas de Renfe son desiertos.

Felipe dijo...

Dejose morrer. Yo cogialu mucho hará treinta y tantos años, porque trabajaba en la zona de Fuso. Era impresionante les carraes de gente que llevaba pa arriba y pa abajo y los trenes no tenien nada que ver con lo que hay ahora, que están sucios y con unos asientos de plástico barato.
Pero como todo. Y lo peor ye que no pinta bien...

IRUN dijo...

Asturias debe ser la peor comunidad del norte en lo que a comunicaciones ferroviarias se refiere. La red RENFE está incompleta, con un codo a Avilés que solo pueden aprovechar los de El Entrego ¿por qué los de Mieres y el Caudal no? Si ese codo comienza en Soto de Ribera, como quien dice. Y lo mismo para los de Avilés que quieran desplazarse al Caudal.
Los retrasos en RENFE son cada vez más frecuentes, por no hablar de las máquinas expendedoras de billetes, que rara vez funcionan sin necesidad de aporrear el dedo contra la pantalla, cuando se supone que son táctiles. Por no hablar del desastre de Gijón con la estación a casi un kilómetro de la céntrica que había antes.
De FEVE poco puedo opinar porque lo debí coger una vez en los años que llevo aquí, pero sí que es cierto que la prensa habla de una situación agónica. Y si el río suena...

Anónimo dijo...

Como usuaria coincido en todo lo dicho por el autor del artículo y los lectores. Sobre el autobús comentar que sí que lo usan pero solo cuando hay avería en Aller. Las veces que hubo averías o retrasos en Mieres, el autobús no hizo acto de presencia. No sé si es por cuestión de líneas, de concesiones o porque la empresa sea allerana, pero pasa eso. Quizá no era mala idea tener en Mieres otro autobús para emergencias de esas.

Anónimo dijo...

Y lo que me sorprende es que para ser una compañía al borde de la muerte, con trenes de mierda, retrasos, averías y todo eso, sigan manteniendo una plantilla potente, con personal en todas o casi todas las estaciones, revisores y gente que se asoma a la puerta de la estación para ver marchar al tren. En una línea con un tren que va pa arriba y otro que va pa abajo. Ni en Renfe hay tanto personal.

Anónimo dijo...

No te creas, último Anónimo. Ya se han cargado unos cuantos puestos de trabajo. Feve no era solo conductores, revisores y personal de estación. Han metido mano a subcontratas y personal de talleres. Otra cosa es que es cierto que son puestos de trabajo que el usuario no percibe.