11/11/16

LA TRIBUNA DE MONTERDE: Botellas disuasorias

Es algo que venía observándose ya desde hacía unos años en algunos portales del concejo. No ha sido hasta este verano cuando se ha convertido en una especie de moda, adoptada ya no solo por  comunidades de vecinos, sino también por los dueños de locales comerciales, como el de la imagen.
Para quien en la fotografía solo vea unas botellas de agua colocadas al pie de una pared, le explico… Hay quienes aseguran que colocando unas botellas, garrafas o botellines, llenos de agua, junto a una pared, se evita que los perros orinen esa pared. Son algo así como una barrera para evitar orines de perros.
*Botellas a la puerta de un portal en Ujo.
Navegando por internet se pueden encontrar miles y miles de páginas webs con cosas sobre este curioso repelente. Los hay que con base en su experiencia lo recomiendan y los hay que, todo lo contrario, señalan que no sirve para nada. Hay hasta estudios científicos que critican precisamente la falta de base real o científica que tiene esta práctica, asegurando que los perros se guían por el olfato a la hora de levantar la pata y no por la vista. Y que generalmente orinan donde otros lo han hecho con anterioridad.
Quizás por no haber usado nunca este método y porque tampoco tengo perro, no soy el más indicado para posicionarme en uno u otro sentido. Me cuesta creer que algo tan simple sea realmente efectivo. Si lo es y funciona, no cabe duda de que se habrá descubierto algo más útil, barato e infinitamente menos nocivo que el azufre en polvo, otro habitual de las calles y que es, según se comentaba, bastante peligroso, en el sentido de que podía ocasionar problemas tanto a los perros como a cualquier animal o criatura que lo ingiriese. Y que además tenía una efectividad muy discutida.
Desde aquí, animo a todo aquel que haya probado cualquiera de los dos métodos, en particular, el primero, a que cuente su experiencia y si de verdad ha funcionado o no. Aprovecho también para recordar que quienes colocan botellas de agua o echan azufre en polvo al pie de una fachada, lo hacen para evitar soportar los olores que los orines de los perros producen y que vayan más canes a mojar la pared. Quizás un poco más de control por parte de los dueños sobre sus animales y dónde van a hacer sus cosas evitarían lo del agua embotellada y lo del azufre en polvo y derivaría en un mayor civismo en estas cosas. Y lo mismo vale para el tema de los excrementos.
Porque hay veces que, tristemente, parece más animal el que lleva la correa en una mano que el que la lleva enganchada al collar.  

7 comentarios:

FURACU dijo...

Una buena hostia o patada disuasoria hace mas que mil botellas

Yako dijo...

FURACU, espero que esa hostia o patada vaya dirigida al dueño del animal, que es el que le arrima a la pared.

En cuanto a las botellas, lo unico para lo que sirven es para que el perro mee en la botella y no en la pared. Osea, para nada, porque la botella está al lado de la pared y la meada está allí.

Anónimo dijo...

Las bolsas llenas de agua y colgadas en las ventanas incluso abiertas son un buen repelente para los insectos,en muchas zonas de andalucia es una práctica habitual y muy efectiva. Para los canes : se guian por el olfato para marcar territorio y dado que la capacidad olfativa es 100 veces superior al ser humano..nosotro no olemos lo que ellos si. Limpias una meada de un perro a conciencia y a ellos les queda el rastro. Suscribo lo de FURACU..hostia al inductor. Un saludo: JEROMIN.

Anónimo dijo...

Esto de las botellas salió de la cabeza de algún iluminado y se ha propagado. Eficacia, ninguna. Es lo que comentan otros lectores. Mean la botella y no la pared y ya está.
De todas formas, aunque resulte muy tonto, vale más botellas de estas que no azufres ni polvos químicos.

Felipe dijo...

Ye una payasada y ya. Utilidad niguna y eficacia menos todavía. Si de verdad quieren evitar que los perros orinen, lo único que pue resultar ye que pongan avisos a los dueños, en plan: "le rogamos que no deje a su perro orinar...". Se ven mucho últimamente por Mieres, sobretodo en portales.
Imagino que los dueños de perros con un poco de educación harán casu.

Eva dijo...

No valen para nada. En mi casa nos dejó un familiar un perro quince días esta semana y lo sacábamos por ahí y meaba en las paredes, hubiera botellas o no. Es muy fácil decir sin tener perro lo de controlar y tal, pero al menos este levantaba la pata y se ponía a hacerlo en un nanosegundo. No daba tiempo material a impedírselo.

IRUN dijo...

Puede que les sirva más echar el agua directamente a la fachada que hacer estas chorradas.