23/12/16

LA TRIBUNA DE MONTERDE: Vuelva usted más tarde...

Dicen desde el Gobierno local que en este próximo 2017 uno de los objetivos que se han propuesto es mejorar la eficacia y eficiencia de la administración local, del Ayuntamiento. Un propósito con el que se busca gestionar de buena manera los recursos de los que dispone el Consistorio y hacer la vida más fácil al ciudadano de a pie que acude a la administración, por ejemplo, a pedir algo.
Espero, con total sinceridad, que se consiga mejorar, y que ello repercuta positivamente en el ciudadano, porque hace falta. Hace unos días la organización de la cabalgata de Ujo, formada por varias personas que tiran por el carro, año a año, para que en Ujo se haga una cabalgata potente, compartía en Facebook una publicación en la que lamentaban cómo desde el Registro del Ayuntamiento les ponían diversas pegas a su solicitud de vallas, un agente de la Policía Local y dos o tres cosas más para la celebración de la cabalgata. 
*Vista lateral del Ayuntamiento de Mieres.
Contaban que primero les habían pedido una solicitud para cada cosa, lo que me lleva a preguntarme, ¿no hay comunicación entre los distintos departamentos de un Ayuntamiento como el de Mieres, con casi todas las áreas centralizadas en un mismo edificio? Contaban, por ejemplo, que las vallas que antes se pedían a Obras, ahora hay que pedirlas a Festejos y que el camión para llevarlas, sin embargo, debe pedirse a Obras. ¿No puede Festejos pegar un telefonazo a Obras y decirle que necesitan un camión tal día para llevar las vallas? ¿Qué les cuesta, treinta segundos de su tiempo? Entiendo que haya procedimientos a seguir, pero si se busca la eficacia y la eficiencia, no es ni eficaz ni eficiente pedir cuatro o cinco solicitudes, con sus folios, para algo que podía solucionarse en una. Tampoco es eficaz ni eficiente, en este caso para el ciudadano, esa incomunicación que parece que hay entre los distintos departamentos de un Ayuntamiento de por sí mal organizado a nivel de personal, sin RPT, como ya comenté en una ocasión hace tiempo.
Estoy seguro que cualquier lector habrá sufrido algo por el estilo en el Consistorio. A mí me pasó hace unos meses, en septiembre. Fui a pedir los impresos para solicitar (y pagar) un servicio de cuba, al departamento correspondiente. No estaba la que los tenía (y que tenía que llamar al responsable de la cuba), pero sí otra compañera, en el mismo despacho, que me mandó volver más tarde. Volví y tampoco estaba. Terminé llamando a una empresa privada, porque era una situación apremiante y el día siguiente era sábado. No era plan perder más tiempo. ¿No podía haberme dado los impresos y llamar al de la cuba para preguntarle por su disponibilidad para aquel día? ¿Qué le habría costado, un minuto?
Decir que por fortuna no todos los departamentos son así. En Consumo, por ejemplo, aunque solo hay dos trabajadores, te atiende cualquiera de ellos, sin pegas ni ningún "vuelva usted más tarde, cuando haya vuelto mi compañero".
Esperemos que lo de mejorar la eficacia y eficiencia de la administración no quede en un propósito de Año Nuevo, de esos que se hace todo el mundo, y que finalmente no se cumplen. Confiemos en que se pongan a ello. Hace falta.
Por mi parte, solo me queda desearles Felices Fiestas y un próspero 2017, en el que espero seguir ocupando una parte de su tiempo. 

3 comentarios:

Xurde dijo...

Foi yo va tres años a meter una cosa per Rexistru y tuve que dir tres ocasiones en tres díes separaos. Un día había un minutu de silenciu per nun sé qué. Les qu'atienden, salieron, y volvieron tranquilamente un cuartu d'hora dempués, dexando a cuatro o cinco que tabemos allí esperando.
Volví y había una cola de la virgen, por nun sé qué hestoria de La Mayacina.
A la tercera foi la vencía.
Teníen que axilizar un poco lo que ye'l rexistru y fomentar un poco la cultura del internet. Por supuesto, totalmente d'alcuerdu con la tribuna sobre lo de la cabalgata d'Uxo. Incomprensible que fagan dar tantes vueltes pa cuatro coses.

Anónimo dijo...

Lo triste es que los ciudadanos acaben pagando siempre el mal humor de estos funcionarios que están quemados con un trabajo que muchos desempleados y quizás más cualificados pagarían por hacer.

Anónimo dijo...

Pues yá sabes queríu anónimu, estudies unos años, preséntestes a les plazes (cuando salgan), sáqueles y en tres o cuatro años tarás tan quemáu como los funcionarios que tan mal vos atienden.