9/12/16

UN LUGAR PARA VIVIR: Santolaya

Una de las parroquias en donde mejor se ve la caída demográfica de los últimos años es la parroquia de Santa María de Urbiés (o Urbiés, directamente). Esta parroquia llegó a rondar los 5.000 habitantes en la época de la industrialización. En la actualidad conserva menos de una décima parte de aquella cifra: 420.
Esta semana nos desplazamos hasta esa parroquia para mostrarles un pueblo perteneciente a la misma: SANTOLAYA.
SANTOLAYA (también conocido como Santa Olaya) es una localidad, catalogada como caserío, que dista unos trece kilómetros de Mieres y perteneciente a la parroquia de Urbiés.
En ella viven cuatro personas, según censo del 2015, y se encuentra situada a unos 620 metros de altitud sobre el nivel del mar. 
 
Formada por cuatro viviendas, encontramos en esta localidad bastante etnografía, representada por dos hórreos, uno de los cuales mantiene su estructura y componentes originales, y otro, más reparado. Ambos se encuentran en muy buen estado, como se apreciará en las imágenes.
 
La que no se encuentra precisamente en buen estado es la capilla de Santa Olaya, una ermita que data del siglo XVII (los historiadores estiman que fue construida en torno a 1645). Se trata de una ermita con portal y una puerta con arco semicircular, adornado por grandes dovelas planas. Una ermita que cuenta además con un elegante campanario, de piedra, pero a la que es imposible acceder dada la maleza que invade la finca en la que se encuentra y que ya trepa por algunos de los muros de la capilla, frente a la que se erige, además, un bonito y joven texu.
 
También en SANTOLAYA nos encontramos con una impresionante casa del año 1877, con dos corredores y galería, así como diversas construcciones de piedra. 
 
Entre los aspectos a destacar de esta ‘aldea’ no podemos dejar de mencionar la proximidad a Urbiés (en torno a un kilómetro). Es un lugar que se encuentra, además, bien comunicado con Mieres, a través de Emutsa, que ofrece tres servicios diarios con Mieres, previo transbordo en San Andrés.   

Desde SANTOLAYA es posible bajar a la senda verde de Turón, a la altura de El Quentu los Ríos. Un paseo por la zona podría consistir en subir a Urbiés, dar una vuelta por SANTOLAYA, para bajar por ese camino a la popular senda turonesa.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Ahí tenéis otra ermita que se viene abajo y que merecería la pena rehabilitar. La iglesia mira pa su lado, los vecinos, pasando y el Consistorio se la pela.